España espera a Francisco en 2015

La Secretaría de Estado del Vaticano ya ha recibido la invitación para visitar Ávila en el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

La JMJ de 2011 fue el motivo de la última visita de un Papa, Benedicto XVI
La JMJ de 2011 fue el motivo de la última visita de un Papa, Benedicto XVI

La Secretaría de Estado del Vaticano ya ha recibido la invitación para visitar Ávila en el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

J. Beltrán - Madrid

A Francisco se le espera en España para el año 2015. De hecho, ya está invitado. No sólo por el presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, que ya le mostró al Santo Padre durante un encuentro que mantuvieron el pasado 6 de julio el interés de la Iglesia española por que celebre en nuestro país el V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. «Vendrá de muy buena gana», ha apuntado el arzobispo de Madrid, convencido de que la efemérides de la fundadora de las carmelitas descalzas «es un buen gancho». En Ávila también se confía en que la primera visita a España del Papa argentino tenga lugar dentro de dos años.

De hecho, se ha dado un paso más en este sentido enviando la invitación formal por escrito para que comience a buscar una fecha en la agenda del Pontífice. Es más, el obispo de Ávila, García Burillo, ya ha recibido el escrito de la Secretaría de Estado del Vaticano en el que se indica que Francisco ya tiene en sus manos la invitación. «Seamos precavidos porque sabemos de las dificultades en función del poco tiempo que el Papa tiene para atender a tantas invitaciones y problemas», confiesa García Burillo, que visitó al Papa el pasado 1 de junio para explicarle los planes para el V centenario, y se muestra más que esperanzado en que «algún día podamos dar esa noticia».

Según ha podido saber LA RAZÓN, que días después de la elección del cardenal Bergoglio al frente de la Sede de Pedro ya adelantó que 2015 sería la fecha idónea, lo más complicado sería ajustar la agenda papal al 28 de marzo, fecha del cumpleaños de la doctora de la Iglesia, y no se descarta que el viaje tuviera lugar más entrado el año. Así, se cerraría el círculo, pues Juan Pablo II visitó esta ciudad y reunió a miles de fieles en ella con motivo del IV centenario de la muerte de la Santa, en 1982.

De hecho, esta visita a nuestro país podría tener alguna parada más, en concreto, Alba de Tormes –donde reposan las restos de Santa Teresa en el convento de las Carmelitas– y Santiago de Compostela. De que esto sea así se está encargando el secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, José Rodríguez Carballo, que ya da por perdido su deseo de que el Santo Padre acuda a la capital gallega en 2014 con motivo de los ocho siglos del peregrinaje del santo de Asís a Santiago. «Lo importante no es que sea en un año o en otro, lo importante es que venga», defiende Rodríguez Carballo.

Francisco ha reiterado en más de una ocasión su admiración por Teresa de Jesús. Para el Pontífice, que se formó en la espiritualidad ignaciana, aquella mujer mística, escritora y fundadora es también un referente en su camino de fe. Así se lo hizo ver a los más de 6.000 seminaristas y religiosas jóvenes que llenaban el aula Pablo VI el pasado mes de julio con motivo del Año de la Fe: «Aquí hay muchos españoles que conocen bien a Santa Teresa, quien decía que "un santo triste es un triste santo"». Esta impronta de la santa de Ávila entronca perfectamente con la reivindicación hecha por el Santo Padre sobre el papel que debe tener la mujer en la Iglesia y del empuje evangelizador de los cristianos.