Actualidad

La Iglesia seguirá sin curas homosexuales

Luis Argüello se disculpa tras afirmar que los sacerdotes deberán ser «enteramente varones y, por tanto, heterosexuales».

Luis Argüello se disculpa tras afirmar que los sacerdotes deberán ser «enteramente varones y, por tanto, heterosexuales».

Luis Argüello vivió ayer su primera polémica al frente de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Una mala elección de palabras en su primera rueda de prensa con preguntas de los periodistas hizo que el obispo de Valladolid tuviera que matizar unas horas después sus declaraciones. Argüello reivindicó el derecho de la Iglesia a elegir el perfil de los candidatos a sacerdotes diciendo que estos debían ser «enteramente varones y, por tanto, heterosexuales». Pero, según recalcó después, en ningún caso quiso afirmar que los varones que no son heterosexuales no sean hombres de pleno derecho. Eso sí, la Iglesia seguirá sin curas homosexuales.

«Pido disculpas por si la expresión ha podido molestar a algunas personas», empieza el audio de Argüello distribuido ayer por la tarde por la CEE. El portavoz del órgano eclesiástico continúa diciendo que en ningún momento «he querido decir que los varones homosexuales no sean perfectamente varones». Que es, precisamente, lo que había hecho estallar el aluvión de acusaciones al recién elegido secretario general de la Conferencia Episcopal.

Porque, según explicó el propio Argüello, lo que él pretendía que quedase claro es que para ser ordenados sacerdotes los candidatos han de ser «de sexo varón, de género varón y, al mismo tiempo, que su tendencia sexual no sea la atracción por el mismo sexo, sino lo que la corporalidad masculina pueda llevar consigo a la hora del significado de la diferencia sexual», subrayó.

La polémica vino después de que Argüello se pronunciase sobre la prohibición de los seminarios de admitir a personas homosexuales con las leyes autonómicas de la LGTBfobia. Así, para dejar aún más clara su postura, y recalcar de nuevo que en ningún caso quiso negar que los varones homosexuales sean menos hombres que los de orientación heterosexual, Argüello puntualizó una vez más que la Iglesia española «elige a las personas que reúnen esta triple condición: varones de sexo varón, género varón, que por supuesto las personas homosexuales también lo son».

Como no quiso evitar ningún tema polémico, Argüello también se pronunció sobre los cambios de sexo: «Se ha elevado a categoría jurídica un sentimiento a la hora de cambiar de sexo, de ir al Registro y decir que ahora no me llamo Antonio, me llamo Mari Pili. ¿Solo el sexo sentido puede ser suficiente para algo tan serio?», aseveró.

Abusos, Lomce e IBI

El secretario general de la CEE también fue preguntado por tres asuntos de rigurosa actualidad: la comisión recién creada por la Iglesia española para atajar el problema de los abusos sexuales a menores en su seno, la intención del Gobierno de Sánchez de empezar a cobrarles el IBI y la propuesta de eliminar la asignatura de religión de la oferta académica. El discurso de Argüello siguió la misma línea que adoptaron hasta ahora los portavoces de la CEE.

«La comisión se encuentra preparando la intervención del presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, en la reunión mundial convocada por Francisco para el mes de febrero», dijo en alusión al tema de los abusos. Argüello recordó además que la CEE está renovando sus protocolos, en especial en referencia a la prevención y a la educación afectivo-sexual.