Los Príncipes de Asturias asisten a la ceremonia

Los Príncipes de Asturias se encuentran en la Plaza de San Pedro para asistir a la ceremonia de inicio de Pontificado del Papa Francisco, el primer pontífice jesuita y latinoamericano.

El príncipe Felipe, vestido de gala, y la princesa Letizia, con un vestido oscuro y velo, charlaban con los príncipes de Holanda, Guillermo y Máxima, mientras el papa entraba en el Vaticano para preparar sus paramentos y rezar.

La delegación española también estaba representada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su esposa, Elvira Fernández, así como los ministros de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón; de Exteriores, José Manuel García Margallo, y de Interior, Jorge Fernández Díaz.

Entre los asistentes también se pudo ver a la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, vestida de oscuro y tocada con un pequeño sombrero, así como al príncipe Alberto I de Mónaco.

También asiste la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, una reconocida devota católica, y el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Los presidentes de Paraguay, Federico Franco; Ecuador, Rafael Correa; México, Enrique Peña Nieto; Panamá, Ricardo Martinelli, y Brasil, Dilma Rousseff, también se encontraban presentes.

Asimismo, la canciller alemana, Angela Merkel; los vicepresidentes de Cuba y de Estados Unidos; el primer ministro de Francia; las esposas de los presidentes de El Salvador y República Dominicana; los vicepresidentes de Nicaragua y Venezuela; los ministros de Exteriores de Colombia, de Guatemala y de Perú.

También asiste el patriarca ecuménico de Constantinopla, el ortodoxo Bartolomé; el metropolita (arzobispo) Hilarion, de la Iglesia Ortodoxa Rusa; el metropolita Amfilohje, de la iglesia ortodoxa serbia; el metropolita Siluan, y numerosos miembros de otras iglesias ortodoxas.

El reverendo Olva Fykse Tveit, del Consejo Mundial de Iglesias, y representantes de la Comunión Anglicana, la Federación Luterana Mundial, la Alianza Mundial Evangélica, entre otros, estarán igualmente presentes.

Asimismo, el rabino jefe de Roma, Riccardo Di Segni; el presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de Italia, el imán Izzeddin Elzir, y representantes budistas, sij, jainistas e hindúes.

Varios helicópteros sobrevuelan el Vaticano desde primeras horas del día, miles de policías han sido movilizados y la ciudad de Roma se encuentra prácticamente paralizada por la prohibición de transitar por algunas calles en una ciudad donde se espera a un millón de personas.