Más españoles en misa por el «efecto Francisco»

La imagen carismática del Papa Francisco podría haber conseguido que más españoles declaren públicamente ser católicos
La imagen carismática del Papa Francisco podría haber conseguido que más españoles declaren públicamente ser católicos

El 72,4 por ciento de los españoles se define como católicos, un porcentaje que aumenta una décima con respecto al mismo mes del año anterior, según se desprende del Avance de resultados del Barómetro de septiembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En concreto, entre los meses de abril y septiembre, se produjo un aumento de un punto y medio de católicos. Justo en el mismo periodo en el que el Franscisco fue elegido como el sucesor de Benedicto XVII. El psicólogo Iñaki Guerrero explica que «el efecto Francisco» ha podido dar sus frutos. «Puede darse el caso de que aquellos españoles que eran poco o nada católicos se acerquen ahora más a la Iglesia gracias a la imagen positiva que el Papa está emitiendo», apunta.

Más católicos y más fieles que acuden a misa casi todos los domingos y festivos. El avance desglosado desde febrero hasta septiembre revela que 13,3 por ciento de los 1849 consultados participaban en la eucaristía con bastante frecuencia. Un dato que coincide con la opinión del obispo del municipio salmantino de Ciudad Rodrigo, Raúl Berzosa. «Teniendo en cuenta la comunidad castellano leonesa de la zona, sí que hemos percibido que la gente frecuenta más la Iglesia, viene más a nosotros», detalla a LA RAZÓN. Además, Berzosa coincide con Guerrero en que el carisma del Papa Francisco ha conseguido ganarse a más católicos españoles. De hecho, un dato llamativo es que aunque de mayo a junio la cifra de ciudadanos católicos disminuyó en casi dos puntos y medio, en septiembre se volvieron a estabilizar los datos. Curiosamente, la exposición del Santo Padre ante los medios de comunicación fue más intensa en esta época del año, al celebrarse en julio la Jornada Mundial de la Juventud durante cuatro intensos días.

Situación económica

Berzosa incide que para analizar los números es preciso tener en cuenta otros datos: las cifras de la situación económica. «Vivimos una época conyuntural mala pero también estamos ante una crisis antropológica y espiritual por lo que la sociedad se acerca más a la religión». Así pues, sus palabras se fundamentan en un ejemplo no lejano en el tiempo. Para ello, habla de lo que ocurrió hace trece años cuando un aciidente terrostista causó pavor en medio mundo. «Hay que recordar lo que sucedió tras el atentado de las Torres Gemelas en Nueva York, en el fatídico 11-S. La población norteamericana se refugió en la Iglesia buscando un apoyo», recuerda el obispo. Por su parte, Guerrero añade que «cuando nos encontramos en una situación de bienestar, nos olvidamos de los valores, de los aspectos más fundamentales de la vida». En cambio, cuando la capacidad económica queda mermada, «nos acercamos más a Dios», sentencia.

Además, la incertidumbre económica beneficiaría, en palabras de Berzosa, a los españoles porque «conseguimos despojarnos de la vergüenza y damos más la cara por determinados valores».

Aun así, el número de religiosos que «casi nunca» escucha las Palabras de Dios en misa es superior en los últimos seis meses a los que asisten con cierta asiduidad. No obstante, desde la institución caólica no bajan la guardia. Muestra de ello es que Berzosa recurre a una cita célebre. «Hasta ahora, Europa era una isla agnóstica –cuenta– en un mar de creencias». «En pleno siglo XXI, estamos volviendo al origen de todo. El mundo crece con la espiritualidad», concluye el obispo.