Religión

Un ciclón y una gran seguridad reciben a Francisco

En Filipinas

Manila siempre es un hervidero, un ir y venir de personas entre las islas que conforman Filipinas, así como un destino usual desde el mismo Dubái o Hong Kong. Y este flujo de personas ha ido aumentando conforme se acercaba la visita de Francisco. Viaje que podría sufrir algún cambio con la llegada del ciclón tropical «Amang», que significa padre, que podría hacer peligrar los diferentes encuentros del Pontífice en Tacloban.

Publicidad

La capital es una ciudad blindada y preparada para la que será la tercera visita de un Papa a este país después de las de Pablo VI y de Juan Pablo II en los años 1981 y 1995, respectivamente. El nivel de alerta es máximo, ya que a nadie se le olvida que a Pablo VI le intentó clavar un cuchillo un pintor boliviano disfrazado de sacerdote y en 1995 la Policía desbarató un complot de extremistas islámicos extranjeros que querían asesinar al santo polaco haciendo estallar una bomba.

En Filipinas el grupo Abu Sayyaf es el más vinculado a Al Qaeda, muy activo en las islas meridionales, donde vive la minoría musulmana.