Un religioso siempre vinculado a las tareas económicas

Lucio Ángel Vallejo Balda nació en la localidad española de Villamediana de Iregua, en La Rioja, en 1961 y desde niño tuvo inclinación hacia la vida sacerdotal, ingresando con tan solo ocho años en el Seminario Menor Logroño, en el cual realizó posteriormente sus estudios eclesiásticos. También fue en este lugar en el que entró en contacto con el Opus Dei.

Al salir del seminario, se trasladó a Burgos donde realizó sus estudios superiores, licenciándose en Teología Espiritual por la Facultad de Teología del Norte de España y seguidamente se fue a Salamanca donde se doctoró en Teología por la Universidad Pontificia de Salamanca y casi a la vez obtuvo la licenciatura de Derecho por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).

Fue tras terminar sus estudios universitarios cuiando fue ordenado sacerdote el 1 de agosto de 1987, con 26 años, para la Diócesis de Astorga a manos de su entonces obispo Antonio Briva Miravent.

Seguidamente inició su ministerio sacerdotal siendo párroco de diferentes pueblos como: Pedralba de la Pradería, Calabor, Rihonor de Castilla, Santa Cruz de Abranes y Lobeznos. Tres años más tarde, el Obispo de Astorga Antonio Briva Miravent, lo nombró ecónomo diocesano de la diócesis, siendo el más joven en España en ocupar ese puesto, cuya función era la de ser el encargado de la economía, gestiones, inversiones, presupuestos y balances diocesanos, en la que se le atribuyó una modernización económica y también fue propulsor de la nuevas tecnologías en la diócesis.

Al cabo de los años, su nombre comenzó a sonar en la Conferencia Episcopal Española, siendo recomendado por un laico clave en cuestiones económicas en la Conferencia Episcopal Española, Fernando Giménez Barriocanal, al cual ayudó en los asuntos económicos de la Jornada Mundial de la Juventud 2011. Tras esto debido, a toda su experiencia en estos asuntos de gestión económica, el cardenal, Arzobispo de Madrid Antonio María Rouco Varela lo recomendó en la Ciudad del Vaticano y Benedicto XVI lo nombró en septiembre de 2011 como Secretario de la Prefectura de los Asuntos Económicos de la Santa Sede, sólo por detrás de su prefecto el cardenal Giuseppe Versaldi.

Hasta ahora, el Papa Francisco lo había mantenido como número dos en la gestión económica y en su recién creada Pontificia Comisión para la Organización de la Estructura Económica y Administrativa de la Santa Sede.