Actualidad

“Póntelo, pónselo”

Carmen Montón: “La ministra Matilde Fernández sufrió duras críticas, pero el tiempo le ha dado la razón”

Bienvenido VelascoEFE

Casi tres décadas después del "póntelo pónselo" seguimos en el empeño de prevenir la transmisión del VIH, que a nivel mundial en el 2019 sigue estando entre los mayores problemas de salud pública. Entonces, la ministra Matilde Fernández sufrió duras críticas, pero el tiempo le ha dado la razón de la idoneidad y necesidad de aquella campaña; una campaña que aún hoy en día sigue teniendo sentido.

El panorama español mucho ha cambiado desde entonces. Aunque aún sin vacuna o cura, el tratamiento con antirretrovirales permite cronificar la infección y controlar la enfermedad, alcanzando una evidente mejora en la calidad de vida y pronóstico de las personas infectadas. Además, recientemente se ha incluido en la prestación farmacéutica del Sistema Nacional de Salud (SNS) la profilaxis pre-exposición, denominada PrEP, dirigida a la prevención en personas con alto riesgo de contraer la infección. También el estigma social se ha visto reducido y la solidaridad con las personas infectadas ha aumentado.

Pero todos estos incuestionables avances que transmiten un sentimiento de control de la infección no deben dar una sensación de falsa seguridad, ni una relajación en las medidas de prevención.

Se estima que en nuestro país entre 120.000 y 150.000 personas viven con la infección. De ellas una cuarta parte no lo saben. Y uno de cada tres nuevos diagnósticos corresponde a personas menores de 30 años. Además, las prácticas sexuales de riesgo son las que principalmente determinan la transmisión.

Si se quiere limitar la enfermedad en el futuro, el camino a seguir lo constituye la prevención, reforzando así la cultura del sexo seguro. Para ello, mientras no exista tratamiento de cura o vacuna, la principal herramienta es el preservativo, tanto masculino como femenino. Así que también hoy reivindico el "póntelo, pónselo", porque el VIH es una infección que cualquiera puede contraer al margen de antiguos y caducos prejuicios y estereotipos.