Héroes de la cuarentena del coronavirus: Yo te ayudo con la selectividad

Amaya Vizmanos creó esta iniciativa solidaria para ayudar a los alumnos de 2º de bachillerato a preparar la selectividad

Amaya Vizmanos promotora y team manager de @YoTeAyudoConLaSele
Amaya Vizmanos promotora y team manager de @YoTeAyudoConLaSele FOTO: Cortesía @Yoteayudoconlasele (nombre del dueño)

La pandemia de coronavirus crea monstruos, pero también saca lo mejor de cada uno de nosotros. Las últimas noticias indican que la selectividad será a finales de junio, medida que se ratificará este miércoles en una reunión entre Educación, Universidades, rectores y CC AA. Amaya Vizmanos, de 18 años y estudiante de 1º de Derecho y ADE bilingüe en la Universidad de Navarra, no fue capaz de quedarse quieta cuando “hace unos días empecé a pensar en las cosas que estaba haciendo justo hace un año, y me vino la sensación de agobio al pensar en todos los estudiantes que tienen que estar preparándose ahora mismo para la selectividad... ¡sin clases!”. Así nació @yoteayudoconlasele.

Así que escribió a su tutor de 2º de bachillerato y “me ofrecí a ayudar a sus alumnos” y con la ambición que caracteriza a la mente inquieta y preparada se dio cuenta “de que esa oportunidad podía ser útil para mucha gente, ¿y por qué no para todo el país?”. Con la ayuda de los amigos que estudian y viven en otras ciudades de España “y juntos nos pusimos manos a la obra, creando @yoteayudoconlasele. En menos de una semana ya tenemos más de 22.000 seguidores en Instagram y hemos conseguido crear una red de voluntarios de todas las comunidades autónomas”.

Amaya Vizmanos y su equipo
Amaya Vizmanos y su equipo FOTO: Cortesía @Yoteayudoconlasele (nombre del dueño)

@yoteayudoconlasele es una red de universitarios de todo el país unidos para ayudar a los estudiantes de 2º de Bachillerato. En cada comunidad hay un grupo de voluntarios coordinados por un delegado. Y detrás de todo hay un equipo de redes, servicios informáticos y otras funciones que hace que todo salga adelante. “Todavía estamos ultimando los detalles, pero queremos que nuestra iniciativa tenga tres pilares principales: foro de dudas, banco de apuntes y clases online”, cuenta Amaya a LA RAZÓN, todo bajo la premisa de “demostrarles a nuestros compañeros de 2º de bachillerato que no están solos en esto” con el eslógan “Solo tú, pero no tú solo”.

Y ha sido todo un éxito: “La verdad es que para nada nos esperábamos esta respuesta. No llevamos ni una semana con este proyecto y ya tenemos más de 22k seguidores en Instagram, cientos de voluntarios que nos escriben para colaborar o que nos envían sus apuntes, ... Cada día llegamos a más personas”. Las dudas más acuciantes para los estudiantes son ejercicios de matemáticas y física", nos aclara Amaya, “pero también nos piden apuntes de asignaturas e arte o ciencias sociales”

Estudiante ejemplar

Esta estudiante, que obtuvo una media de 10 y un 13,6 en selectividad, dice que se le escapa una sonrisa pensando en esa etapa porque en bachillerato “disfruté mucho, me metí en proyectos locos y además aprendí mil cosas. Para mí las asignaturas eran interesantes y sacaba cosas buenas de cada profesor”. Pero no puede evitar estar preocupada por la pandemia: “El primer día me asusté mucho. Sentí que a mi alrededor todo se derrumbaba y mi vida se caía. Pero eso fue solo el primer día”. Después fue viendo como la sociedad se unía bajo el confinamiento y “las personas se ayudan, y valoramos más lo que tenemos en común que lo que nos diferencia. las ideologías, las opiniones políticas o incluso el equipo de fútbol pasa a un segundo plano. Estamos juntos en esto, lo sufrimos juntos y lo vamos a superar juntos. Y por fin me siento orgullosa de haber nacido en este país”.

Descubrimiento personal

"Sobre todo me he dado cuenta de que mi “vida normal” no era para nada normal. Era un auténtico regalo. Poder ir a la uni, abrazar a mis amigos o salir a tomar algo son cosas valiosísimas a las que llamamos “lo normal”. Y es una pena que solo las valoremos cuando ya no las tenemos.
También he recordado que las personas son, somos, buenas. Que en los momentos difíciles sacamos lo mejor y ayudamos a quien lo necesite. Tendemos una mano al vecino en lugar de ponerle la zancadilla y sonreímos con las cosas pequeñas.
La verdad es que yo, personalmente, estoy disfrutando mucho de la cuarentena".