“No deben ser estudiantes, deben tener el título de enfermero”

Carmen Sellan, profesora de la Universidad en el Departamento de Enfermería de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, explica cómo están desarrollando su labor docente y su opinión sobre la incorporación de los alumnos al sistema sanitario ante la crisis actual a causa del coronavirus

Carmen Sellan, profesora de la Universidad en el Departamento de Enfermería de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid
Carmen Sellan, profesora de la Universidad en el Departamento de Enfermería de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de MadridLa Razón

¿Cómo es su día a día?

La actividad que he llevado a cabo antes de esta situación excepcional es la que realizamos la mayor parte del profesorado universitario, centrada fundamentalmente en la impartición de clases, desarrollo de seminarios, reuniones, tutorías individuales y grupales en los estudios de Grado y Posgrado, tanto de forma presencial en las aulas como de forma telemática.

Asimismo, realizo la tutorización y seguimiento de tesis doctorales y desarrollo de líneas de investigación que, en la actualidad, está centrada fundamentalmente en dos grupos de investigación

Por último, desde hace un tiempo, participo en tareas de representación de los trabajadores de mi Universidad, como miembro del Sindicato de Trabajadores de Universidad de Madrid (STUM).

Ante esta crisis, ¿cómo se están organizando con sus alumnos?

Desde hace años, en nuestra actividad, además de la parte presencial, realizamos múltiples actividades telemáticamente. En la Universidad hay una plataforma mediante la cual se realizan chats, foros de debate, consulta de dudas, seguimiento del avance de los estudiantes, etc.

Esta modalidad de enseñanza-aprendizaje impulsa el trabajo cooperativo y permite que los estudiantes puedan remitir al profesorado los trabajos académicos, tanto de la parte teórica como de las asignaturas clínicas a la plataforma, permitiendo que, tras la valoración de estos, se les reporte la evaluación continua o final a través de esta y puedan acceder a dicha valoración de forma rápida.

Desde el inicio de esta crisis hemos intensificado las actividades por este medio. Habitualmente se incorpora también bibliografía, videos, infografías... Afortunadamente contamos en la actualidad con estas y otras herramientas para poder seguir trabajando con ellos, y mantener activa y fluida la comunicación mediante Skype, Teams, etc.

¿Sabe si en este momento sus alumnos y alumnas están colaborando de alguna manera para ayudar?

Están trabajando muy duro en la adquisición de conocimientos que pondrán en práctica en el momento que se titulen y les permita, progresivamente, un ejercicio profesional que persigue la excelencia.

Nuestros estudiantes son muy responsables y con un sentido ético muy acusado. Saben que tienen que esforzarse más, guiados y tutelados por el profesorado, para poder adquirir las competencias que están especificadas en las guías docentes de las asignaturas que configuran el plan de estudios. Así lo están demostrando en estos días.

Hay informaciones que apuntan a la posibilidad de incorporar médicos y personal de enfermería en los últimos cursos de su formación para dar apoyo a los servicios sanitarios, ¿ve viable esta posibilidad?

Me alegra que usted formule esta pregunta, haciendo referencia a “personal de enfermería”. Si me permite, es importante matizar lo de personal de enfermería, ya que en nuestra universidad se imparten los estudios que van a conducir a la incorporación de los futuros enfermeros. Hacer mención a personal de enfermería, en muchas ocasiones induce a error o confusión. El concepto y denominación adecuado es el de enfermero.

Volviendo a la pregunta que me formula, veo viable que finalicen ya su etapa formativa y se incorporen como médicos y enfermeros.

¿Cuál podría ser su trabajo de apoyo?

Cualquier profesional sanitario hace labores sanitarias, si bien no todas esas actividades están al mismo nivel de complejidad.

Hay diferentes tipos de actividades, de forma esquemática, las podemos clasificar en:

Actividades de información sanitaria como Educación para la Salud en cualquiera de los distintos niveles asistenciales, es decir a nivel hospitalario, en Atención Primaria o en el ámbito sociosanitario.

Actividades asistenciales directas sobre pacientes, que varían en función de la necesidad de cuidados y nivel de complejidad de cuidados que precise la persona enferma. Esto es, en urgencias, planta convencional de medicina y cirugía, quirófanos, reanimaciones, unidades de cuidados intensivos. En distintas especialidades y por grupos de edad.

De ser así, ¿de cuántos profesionales aproximadamente, por ejemplo, en Madrid, estaríamos hablando?

No tengo el dato. En Madrid en el último curso alrededor de unos mil cuatrocientos estudiantes.

Y, ante la posibilidad de incorporarse sus alumnos, ¿qué mensaje les mandaría?

Entiendo que no deben ser estudiantes, deben tener el título de enfermeros que les habilita para realizar las actividades antes mencionadas.

Como profesional sanitaria y docente, ¿qué mensaje enviaría a la población?

El mensaje que se está enviando desde las instancias oficiales y desde los expertos sanitarios, que consiste en respetar las medidas de aislamiento y de contacto para evitar el contagio, preservar sus vidas y las de los demás para contribuir decisivamente a mejorar la salud de toda la población.

Por último, y no menos importante, ¿cómo se encuentra usted?

Como el resto de los españoles, me encuentro preocupada por la evolución de esta pandemia y con gran sobrecarga de trabajo, pero esto no impide que me sienta con fuerza y total confianza en el buen hacer de mis colegas sanitarios y en su responsabilidad. Como profesora me siento muy satisfecha con la magnífica preparación que les hemos proporcionado a nuestros estudiantes para afrontar de forma segura la responsabilidad que adquirieron cuando iniciaron su andadura como futuros enfermeros.