Las UCIS empiezan a abrirse a enfermos libres del coronavirus

Los hospitales desinfectan sus instalaciones y buscan áreas de críticos no contaminadas para evitar que los nuevos pacientes se contagien

Thumbnail

Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIS) están empezando a dar un importante giro con respecto a la situación que han vivido los últimos cuarenta días. Si hasta la fecha se habían convertido en UCIS Covid, dedicadas casi plenamente a salvar a infectados graves por coronavirus, ahora han comenzado a abrir sus puertas en mayor medida a pacientes graves con otras patologías que están libres del virus.

Según los datos en poder de LA RAZÓN, las unidades de críticos y otros espacios habilitados al efecto para dar respuesta a la avalancha de enfermos que llegaban a ellas –los servicios de reanimación y los quirófanos– atendían ayer por la mañana en Madrid a 1.410 ingresados, cinco menos que el sábado y 136 menos que el fin de semana pasado. De ellos, había 1.220 intubados, 20 menos que el sábado y 102 por debajo de la cifra registrada hace una semana. La menor presión que sufren estas unidades es consecuencia de la ralentización de las infecciones derivada del confinamiento decretado el 13 de marzo, lo que ha reducido la afluencia de los afectados a las urgencias.

También ha ayudado la derivación de pacientes no muy graves al hospital de campaña ubicado en el recinto ferial de Ifema. Al recibir menos presión asistencial y al acumular altas por mejoría, las plantas de hospitalización de los centros convencionales van liberando camas y el goteo de pacientes que precisan atención crítica también es menor, lo que redunda en la mejoría de las UCIS. Esta situación está permitiendo a los hospitales destinar más recursos a enfermos normales urgentes. De hecho, según fuentes sanitarias, comienzan a extenderse los denominados “ingresos no Covid” o “ingresos Covid” con otras enfermedades añadidas como, por ejemplo, pancreatitis o infartos de miocardio. Como informó este periódico, la Consejería de Sanidad ya había previsto este repliegue ante la reducción de las infecciones, avisando a los gerentes de los hospitales de que tuvieran presente la llegada de este tipo de pacientes.

Con la irrupción de la pandemia, las autoridades decidieron suspender la actividad asistencial y la cirugía programada no urgentes, para dar preferencia a los enfermos Covid. Los casos que ahora llegan de enfermos convencionales empezarán a llenar en breve las consultas externas y otras áreas de los hospitales. Las mismas fuentes explican que el temor que existe en los hospitales es que muchos de estos enfermos libres del virus se infecten en el hospital. Por eso, los centros sanitarios se afanan en desinfectar sus instalaciones y en encontrar áreas de UCI no contaminadas. El personal, de hecho, tendrá que seguir protegiéndose como si todos los enfermos fueran Covid, aunque no lo sean.