Los médicos que trabajan en la primera línea, ausentes en el comité de expertos que asesora al Gobierno frente al Covid-19

Ni emergencias ni internistas ni intensivistas forman parte del comité de sabios, que todavía no ha publicado ningún informe sobre cómo actuar frente al coronavirus

El pasado 21 de marzo se anunció la creación del Comité Científico Técnico para asesorar al Gobierno frente al Covid-19. Un grupo de siete expertos, científicos en epidemiología, virología, infecciosas y bioestadística, entre otras especialidades, al cual el Gobierno no consultó al terminar la hibernación, como reconoció uno de sus integrantes. Pero no es la única sorpresa. Al sector sanitario le ha causado sorpresa y preocupación que no estén representados ninguno de los tres servicios que están trabajando en la primera línea: urgencias, internistas e intensivistas, y que son precisamente los que pueden aconsejar al Gobierno sobre qué medidas tomar o cuáles no están funcionando a tenor de los pacientes que tratan.“El Ministerio de Sanidad sabe perfectamente lo que tiene que hacer y lo que no tiene que hacer. Es decisión de ellos. Nosotros todo lo que tenemos que hacer y decir y todos los documentos que en su momento tuvimos que hacer fuimos los primeros que los pusimos encima de la mesa porque nosotros estamos acostumbrados a desenvolvernos en catástrofes”, afirma Juan J. González Armengol, presidente de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes).

Ahora bien, “en mi opinión, cuanto más gente con criterio y con conocimiento pueda echar una mano, que lo estamos haciendo en cualquier caso porque conocemos muy bien lo que significan las catástrofes ya que somos expertos en eso, mejor para cualquiera que se lo plantee. Pero insisto el Gobierno podrá tomar las decisiones que tomen con las personas que tengan que tomarlas es un problema de ellos, lo único que esperamos es que las cosas que tienen que hacer las hagan, si no las hacen nosotros les decimos públicamente que las tienen que hacer”. De hecho, “es lo que estamos haciendo desde el principio. Fuimos los primeros en levantar la voz y decir que esto es una catástrofe y hay que tomarlo como tal. Ahora les estamos diciendo que hay que empezar a hablar de la post emergencia. ¿Por qué? Porque conocemos cuáles son las fases de la emergencia y por muy excepcional que sea ésta, que lo es, porque es nuestro trabajo aunque no lo haya reconocido alguno del Ministerio”.

Opinión que comparte Ricardo Gómez, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “Es muy llamativo que no estemos ninguno de los tres servicios porque somos los que estamos en la primera línea. No se puede obviar las especialidades que llevan el peso de la asistencia hospitalaria. La medicina Interna es muy importante porque el Covid-19 es una infección atípica que compromete la vida de los pacientes. Ha pasado primero de ser una enfermedad virológica a una enfermedad que afecta a todo el sistema inmunológico, porque primero el paciente sufre una inflamación respiratoria exagerada que ataca a los órganos de los pacientes causando un fallo multiorgánico. Somos la especialidad que más experiencia clínica ha adquirido con estos pacientes y eso no se puede desaprovechar, un peso que llevan los médicos internistas con apoyo de muchos especialistas como neumología, infecciosas...”.

Este periódico también consultó a los intensivistas, pero desde la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (Semicyuc) prefirieron no participar. Servicios todos ellos que, en cambio, sí están representados en comités a nivel autonómico. Así, el jefe del servicio de urgencias del Hospital do Salnés, “Tato Vázquez, está en el comité de expertos en Galicia asesorando directamente al presidente. El martes, por ejemplo, hizo hasta de portavoz”, recuerda González Armengol. Ayer, por ejemplo, el presidente de la Sociedad de Medicina de Urgencias en Galicia explicó que respeto a los test rápidos que han recibido por parte del Ministerio de Sanidad no son válidos clínicamente para los pacientes, ya que “no puedo distinguir si estamos en fase aguda de la enfermedad o estamos ya curados”, sí, en cambio, para los estudios epidemiológicos para saber qué porcentaje de la población ha estado en contacto con el coronavirus. Y no es el único, “en la Comunidad de Madrid hemos estado al principio del comité hasta que se decidió lo del Ifema”, recuerda González Armengol. En el caso de los internistas, el presidente de SEMI explicó que “nosotros estamos en todos los comités de hospitalaria locales y en la mayoría de los comités de expertos de las Comunidades Autónomas”. También llama la atención que pese a las semanas transcurridas y la emergencia, este comité de sabios todavía no ha publicado ningún informe firmado por los integrantes del comité. Algo esencial cuando se necesitan protocolos en los hospitales para saber cómo asistir a la población durante y después de la pandemia. En cualquier caso -prosigue González Armengol- “quiero pensar y pienso que el Ministerio sabe lo que tiene que hacer.

Cuando pase todo esto, todos, a distinto nivel, tendremos que dar explicaciones, el Gobierno, las organizaciones supranacionales, como Naciones Unidas, la agencia europea, la UE, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también tendrán que dar explicaciones. Algunos países como por ejemplo EE UU que redujo un 20% su presupuesto desde el 11-S también tendrá que dar explicaciones a su población, el Gobierno las dará aquí en España, los asesores del Ministerio y nosotros también haremos una valoración de las cosas que hemos hecho bien y mal . Todos lo haremos, supongo, porque si algo tenemos que hacer todos es tratar que las próximas generaciones no vuelvan a vivir esto de esta manera o al menos no tan escasamente preparados como nos ha cogido a nosotros, independientemente de la respuesta tan bestial que ha habido que ha sido muy buena porque el sistema sanitario español es muy bueno. Suena mal decirlo con la cantidad de fallecidos que ha habido, pero a pesar de eso la respuesta ha sido increíble”. Y es que, aunque en el comité del ébola tampoco hubiera estos tres servicios, son precisamente ellos los que, además de jugarse el tipo, saben de primera mano qué hay que hacer en la práctica. De hecho, en nuestro país existe el Consejo Nacional de Especialidades y el Gobierno, según diferentes expertos consultados, todavía ni les ha consultado pregunta alguna respecto al Covid-19.

El comité de expertos de la UE también está compuesto por epidemiólogos y virólogos, si bien también está presente el Centro de Coordinación de Respuesta a Emergencias (ERCC) como observador. Y es que “nosotros no tenemos visión de epidemiólogos, pero sí de asistenciales y a la hora de hablar de clínica o atención práctica la visión asistencial es muy importante”, hace hincapié González Armengol. “En política sanitaria están acostumbrados a estar solo rodeados de epidemiólogos, pero no es la única voz. No sobran voces, pero cuántas más especialidades mejor”. Y es que en España, tampoco hay ningún veterinario experto en zoonosis, mientras en el comité de expertos de Alemania sí. De hecho, el máximo responsable allí es el epidemiólogo veterinario Lothar Wieler.

Los «sabios» que negaron el drama

Fernando Simón, dirige el comité de expertos

Es el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Ante el primer caso en España, afirmó que posponían la búsqueda de los pasajeros que compartieron vuelo con el turista alemán que había llegado a La Gomera porque ««las compañías aéreas también tienen sus horarios y estamos en fin de semana». No primó el principio de precaución cuando pese a las alertas del ECDC y de la OMS, recomendando no hacer eventos masivos, dijo: «Si mi hijo me pregunta si puede ir a la manifestación (del 8-M), le diré que haga lo que quiera». El 26 de febrero dijo que «no es necesario que la población utilice mascarillas», y en abril las recomendó.

Antoni Trilla García, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Barcelona

El jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Clínic de Barcelona, además de defender que el MWC se tenía que celebrar en las fechas originales, en una entrevista para «La Voz de Galicia» afirmó: «Es muy difícil que esto –lo de China– ocurra, pero tampoco es descartable. Lo que desde luego no va a pasar es una epidemia de proporciones bíblicas y de gran mortalidad». Eso sí, cuando el Gobierno autorizó la salida de la hibernación, reconoció a «Catalunya Ràdio» que no habían sido consultados y que en su opinión lo «sensato» era mantener la paralización, dado que va a producirse un repunte de contagios.

Hermelinda Vanaclocha Luna, subdirectora general de Epidemiología, Vigilancia de la Salud y Sanidad Ambiental de la Generalitat Valenciana

Como denunció en su día la Prensa, Vanclocha Luna no supo hasta una semana después que el Valencia CF había jugado un partido de fútbol en Milán pese haberse desplazado hasta allí 2.000 aficionados. La propia experta explicó que «somos sanitarios, no tenemos por qué saberlo» tras reconocer que se había enterado una semana después. Esta experta también suavizó la alarma, antes de que el brote se convirtiera en pandemia, al afirmar que «hay una epidemia de miedo probablemente más importante que la del coronavirus».

María Teresa Moreno Casbas, directora de la Unidad de Investigación en Cuidados y Servicios de Salud del Instituto de Salud Carlos III

Tiene un doctorado en Epidemiología y Salud Pública por la Universidad Rey Juan Carlos. Además, esta experta dirige el Centro Español para los Cuidados de Salud Basados en la Evidencia (CECBE). Moreno Casbas es también responsable científica del grupo de cuidados a la población frágil y/o mayores del Área de Fragilidad y Envejecimiento Saludable del Centro de Investigación Biomédica en Red (Ciberes). La mayor parte de su trayectoria profesional la ha desarrollado en el Instituto de Salud Carlos III.

Agustín Portela Moreira, responsable del Laboratorio Oficial de Control de Medicamentos de Productos Biológicos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)

Es doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM). Este experto fue investigador en Virología básica en virus en diferentes especies de animales en el Centro Nacional de Microbiología, así como en el Centro Nacional de Biología Fundamental del Instituto de Salud Carlos III. Portela Moreira es, a su vez, miembro del programa «Vaccines Working Party» de la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Javier Arranz, coordinador de Enfermedades Infecciosas del Instituto de Investigación Sanitaria de Islas Baleares.

Este experto aseguró el 11 de febrero, según publicó Mallorcadiario.com, que no había motivos para alarmarse por el coronavirus. «No estamos ante una epidemia ni en Baleares ni en el resto del país». «La alarma mundial se produce porque es un virus nuevo y, por tanto, desconocemos su trayectoria». «No obstante, es importante remarcar que la mortalidad no es especialmente alta». También afirmó, según Europa Press, que el coronavirus «ahora es una alerta sanitaria en Baleares, pero no es un problema real. En cambio, la gripe sí lo es».

Miguel Hernán, profesor de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard

Este experto se ha mostrado crítico contra la lentitud o el mirar hacia el otro lado que han hecho algunos países, como el nuestro. Así, el pasado 16 de marzo, en declaraciones a «El país», Miguel Hernán aseveraba que «todos los países europeos se han quedado cortos. En Wuhan llegaron tarde y luego consiguieron reducir la epidemia con medidas bestiales, casi crueles. Pero todas las otras ciudades chinas actuaron antes y fueron capaces de evitar brotes con el cierre de escuelas y medidas similares muchísimo antes del momento de epidemia que está ahora Europa».

Inmaculada Casas Flecha, viróloga del Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III

Es doctora en Farmacia e investigadora científica. Además de ser coautora de más de 150 artículos de investigación, esta experta es, a su vez, directora del Centro Nacional de Gripe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de Madrid. Y fue precisamente este organismo internacional el que un día antes de las marchas feministas del 8-M o del mitin de Vox en Vista Alegre ya avisó de que no eran recomendable los eventos masivos. Organismo internacional que también avisó a los países miembros que hicieran acopio de material sanitario.