Los cirujanos avalan los triajes antes de las operaciones urgentes si se repite la emergencia por coronavirus

Diseñan cinco escenarios para la vuelta a la normalidad en los hospitales si las infecciones remiten

Centros hospitalarios en Valladolid
Un hombre en silla de ruedas accede a las Urgencias del Hospital Clínico de ValladolidR. GARCÍAEFE

La vuelta a la normalidad en los hospitales después de suspenderse durante mes y medio la actividad programada no urgente por la pandemia de coronavirus está trayendo en jaque a las autoridades sanitarias y a los profesionales, especialmente a los cirujanos, que se enfrentan ahora a una avalancha de pacientes que deben pasar por el quirófanos por otras dolencias ajenas al Covid 19. La Asociación Española de Cirujanos (AEC) ha elaborado precisamente unas recomendaciones para esa vuelta a la normalidad, teniendo en cuenta diferentes escenarios en función del grado de impacto que siga teniendo la pandemia en el sistema sanitario. El primero de ellos sería un escenario casi normal, en el que el número de pacientes ingresados por Covid 19 fuera casi anecdótico. En este caso, no habría impacto en los recursos y se podría desarrollar una actividad quirúrgica normal.

Un segundo escenario sería el llamado de “alerta leve”. En él, los pacientes ingresados por Covid 19% ocuparían menos del 25% de las camas de hospitalización y de cuidados intensivos (UCIS). Según señalan, este escenario no absorbería los recursos del hospital pero conllevaría que éste se mantuviera en alerta ante la pandemia y las puertas de urgencias definidas para pacientes respiratorios y el resto de pacientes. En este caso, la actividad quirúrgica quedaría restringida a enfermos oncológicos, urgencias, y a benignos prioritarios.

En un tercer escenario denominado de “alerta media”, los enfermos ingresados por Covid 19 ocuparían entre un 25 y un 50% de las camas de hospitalización y de UCI. El hospital tendría que mantener los dos circuitos en urgencias y reservar plantas para infectados. La actividad quirúrgica quedaría aquí restringida a pacientes oncológicos que no puedan ser retrasados porque su supervivencia se compromete dentro de los tres próximos meses, a los oncológicos que no puedan someterse a tratamiento neoadyuvante para retrasar los procesos quirúrgicos, a los oncológicos que no conlleven estancias largas en UCI y a las urgencias.

El escenario cuarto es el de alerta alta. Los pacientes de Covid ocuparían entre un 50 y un 75% de las camas de hospital y de UCI y el impacto sería clave en cuanto a los recursos del hospital, los profesionales y las UCI. La actividad quirúrgica quedaría relegada a las urgencias. El último escenario es el de emergencia, similar al sufrido por la mayor parte de los centros hospitalarios del país. El número de ingresados por Covid ocuparía más del 75% de las camas del hospital y de UCI. El impacto limitaría la capacidad de UCI y el soporte respiratorio y e incluso los recursos de quirófanos a la trayectoria del Covid 19 dentro del hospital. La actividad quirúrgica se restringiría a “urgencias en pacientes que podrían no sobrevivir si la cirugía no se realiza en unas pocas horas, realizando un triaje preoperatorio basado en el comité de ética”.