Vómitos y diarrea, primeros síntomas del Covid-19 en niños

Un estudio chino sugiere que las molestias gastrointestinales, junto con fiebre o antecedentes de exposición a Covid-19, podrían indicar infección por coronavirus en niños, aunque no aparezca tos

El envite del coronavirus en los niños todavía resulta una incógnita para los médicos, aunque los datos demuestran que es más leve que en los adultos y su mortalidad es prácticamente mínima. Sin embargo, cada vez hay nuevas evidencias sobre los síntomas con los que debuta el virus en los más pequeños. En concreto, “se debe sospechar que los niños que padecen enfermedades gastrointestinales y diarrea, además de fiebre o antecedentes de exposición al coronavirus, están infectados con Covid-19”, recomienda un nuevo estudio publicado en “Frontiers in Pediatrics”.

La investigación, realizada en China con un total de cinco niños, también sugiere que los síntomas gastrointestinales que primero sufrieron algunos niños sugieren una posible infección a través del tracto digestivo, ya que el tipo de receptores en las células de los pulmones a los que se dirige el virus también se puede encontrar en los intestinos. “La mayoría de los niños se ven levemente afectados por Covid-19 y los pocos casos graves a menudo tienen problemas de salud subyacentes. Es fácil pasar por alto su diagnóstico en la etapa temprana, cuando un niño tiene síntomas no respiratorios o padece otra enfermedad”, asegura el autor de este estudio, el Dr. Wenbin Li, que trabaja en el Departamento de Pediatría, del Hospital Tongji de Wuhan, centro neurálgico de la pandemia en China. “Según nuestra experiencia en el tratamiento de Covid-19, en las regiones donde este virus resulta epidémico, se debe sospechar que los niños que sufren síntomas del tracto digestivo, especialmente acompañada de fiebre y / o antecedentes de exposición a esta enfermedad, están infectados con este virus”, añade el experto.

Síntomas del tracto digestivo

En este estudio, Li y sus colegas detallan las características clínicas de los niños ingresados ​​en el hospital con síntomas no respiratorios, que posteriormente fueron diagnosticados con neumonía y Covid-19. En concreto, tal y como explica el autor de la investigación, "estos niños llegaron al Servicio de Urgencias por problemas no relacionados con sintomatología respiratoria. Por ejemplo, uno tenía un cálculo renal y otro un trauma en la cabeza. Todos presentaban neumonía confirmada por tomografía computarizada del tórax antes o poco después del ingreso y posteriormente se confirmó que tenían Covid-19. Sin embargo, sus síntomas iniciales no estaban relacionados, pues fueron inicialmente leves o relativamente ocultos antes de su ingreso al hospital, pero hemos visto que cuatro de esos cinco niños sí tenían síntomas del tracto digestivo como la primera manifestación de esta enfermedad”.

Con esta información sobre la mesa, los pediatras españoles ven muy coherente este estudio. “Si bien los síntomas más frecuentes son fiebre, tos, dificultad respiratoria, astenia, artromialgias y cefalea, muchos pacientes de todas las edades (pero especialmente a lo largo de la edad pediátrica) refieren síntomas digestivos. No en vano, el virus se ha identificado en heces, además de su consabida presencia en secreciones respiratorias1-10”, explica Iván Carabaño, pediatra de la sección de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Infantil del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, en un artículo publicado en la revista Pediatría Atención Primaria.

También en adultos, pero sobre todo en niños

A través del estudio publicado en China, Li sugiere a los médicos que empleen esta información para diagnosticar y aislar rápidamente a los pacientes con síntomas similares, “lo que ayudará al tratamiento temprano y reducirá la transmisión”, asegura Li, quien también vincula “los síntomas gastrointestinales de los niños en pacientes adultos, con una ruta potencial adicional de infección”. En este sentido, Li explica que “los síntomas gastrointestinales que experimentan estos niños pueden estar relacionados con la distribución de receptores y la vía de transmisión asociada con la infección por Covid-19 en humanos. El virus infecta a las personas a través del receptor ACE2, que se puede encontrar en ciertas células en los pulmones y los intestinos. Esto sugiere que el Covid-19 podría infectar a los pacientes no solo a través del tracto respiratorio en forma de gotas de aire, sino también a través del tracto digestivo por contacto o transmisión fecal-oral”.

“El receptor de la ECA2, diana del SARS-CoV-2, se expresa en las células del epitelio gastrointestinal. Se ha detectado en ellas, a su vez, la proteína de la nucleocápside del virus. SARS-CoV-2, por lo tanto, puede infectar activamente el tracto digestivo, y replicarse en él”, asegura Carabaño en su artículo, donde añade que, “por otro lado, se ha identificado la presencia en heces del virus hasta en un 48% de los casos. Esto tiene implicaciones no solo clínicas, sino también epidemiológicas, dado el riesgo de transmisión fecal y durante la realización de procedimientos endoscópicos. La presencia del virus en heces puede ser incluso hasta días más prolongada que en las secreciones respiratorias”.

“La afectación parece ser mayor en la edad pediátrica, en especial los vómitos. Por lo general, las manifestaciones digestivas son descritas como de carácter leve. Este hecho puede generar un artefacto de infranotificación”, asegura Carabaño, quien tal y como apunta el nuevo estudio chino, recuerda que, “por lo general, no son las primeras manifestaciones en aparecer, si bien en ocasiones preceden a los síntomas pseudogripales. Su duración, en cualquier caso, suele ser menor que los síntomas respiratorios, aunque en los pacientes más graves, los síntomas digestivos están más presentes; en especial, la hiporexia".

Por todo ello, aunque los médicos chinos advierten que resulta necesario realizar más investigación para confirmar sus hallazgos: “Reportamos cinco casos de Covid-19 en niños que muestran síntomas no respiratorios como la primera manifestación después del ingreso al hospital. La incidencia y las características clínicas de casos similares necesitan más estudio en más pacientes”.