¿Cuáles son las claves para hacer un buen desayuno?

En el Día Nacional de la Nutrición, los expertos recuerdan que desayunar bien es el primer paso para una alimentación saludable

La combinación de lácteos, frutas y cereales integrales es una buena opción para empezar el día
La combinación de lácteos, frutas y cereales integrales es una buena opción para empezar el día

Hoy, 28 de mayo, se celebra el Día Nacional de la Nutrición, una iniciativa de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) que busca concienciar a la población para que opte por una alimentación saludable, variada, moderada y equilibrada. Bajo el lema “Cereales, vayamos al grano”, este año tiene como eje principal los cereales, una iniciativa a la que también se suma la Fundación Española de la Nutrición (FEN) se suma a este día y quiere remarcar la importancia de su presencia en la Dieta Mediterránea.

“Los cereales es uno de los grupos más consumidos por la población española, según datos del estudio ANIBES, un trabajo científico coordinado por la FEN y publicado en la revista ‘Nutrients’. Sus propiedades nutricionales son muy amplias, como ocurre en el caso de los integrales o de grano entero, uno de los alimentos más ricos en fibra insoluble y nutrientes de la Dieta Mediterránea, junto a las legumbres. Además, debido precisamente a sus cualidades, es un alimento muy recomendable para consumir, no solo en el desayuno, sino en cualquier momento del día ya que nos proveen de una importante fuente de energía. Sin olvidar -matiza la FEN- que, “a cualquier edad, debemos prestar atención al consumo de cereales refinados, dulces, bollería, pastelería y cereales azucarados, cuya ingesta debe ser ocasional”.

Son muchos los cereales que se han ido incorporando a nuestra dieta a lo largo de los años, pero de todos ellos, los más importantes en nuestra alimentación y los más consumidos -destaca la FEN- son el trigo, el maíz y el arroz, seguidos de la avena, la cebada y el centeno, entre otros. Las diferencias principales en la composición de estos cereales están en el contenido en fibra y micronutrientes.

Claves del desayuno

De cara a conseguir esta alimentación saludable, los expertos de la compañía Kellogg explican que el desayuno juega un papel fundamental. Y es que desayunar significa romper el ayuno, por lo que resulta clave tanto para reorganizar los cambios metabólicos sufridos durante la noche y empezar el día con un aporte de energía y nutrientes necesario, como son las vitaminas, minerales y fibra; como para mantener un adecuado estado de hidratación con el primer líquido ingerido del día.

Según explica la nutricionista de Kellogg, Deisy Hervert: “Es recomendable que cada una de las comidas sea variada y equilibrada, asegurándonos de que haya alimentos de todos los grupos para ayudar a cubrir las ingestas nutricionales diarias recomendadas”.

De acuerdo con la Fundación Española en Nutrición, el desayuno saludable es aquel que es variado, completo, equilibrado y satisfactorio, clave para ayudarnos a cubrir las necesidades de nutrientes esenciales, y se aconseja que aporte entre el 20% y el 25% de la ingesta total de energía en el día, tanto en niños como en adultos.

En este sentido, hay estudios que señalan los beneficios de una dieta rica en alimentos vegetales, como tomate, frutos secos, semillas, aguacate, además de frutas y cereales; y el desayuno constituye uno de los mejores momentos para incorporarlos. Al mismo tiempo, esta mayor diversidad de alimentos ayuda a obtener nutrientes esenciales, por ejemplo, grasas saludables a través de los frutos secos o el aguacate.

Una encuesta hecha a población adulta en 2020 por la Fundación Española de la Nutrición, en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, señala que un 9.4% de la población española se salta el desayuno y que un 86,5% no ingiere un desayuno completo que incluya cereales, lácteos y frutas. Por esta razón, es importante corregir las consecuencias negativas que implica saltarse esta comida esencial.

Entre los grupos de alimentos que se recomienda incluir en un desayuno equilibrado están las fuentes de proteínas, por ejemplo, los lácteos, los cereales y las frutas; que a su vez deben combinarse con otros típicos de la dieta mediterránea como son el tomate, los huevos, el jamón, los frutos secos o el aceite de oliva.

En este Día Nacional de la Nutrición, la experta de Kellogg destaca la necesidad de mantener una alimentación sana y equilibrada, sin olvidar el desayuno como una de las comidas diarias más relevantes, el valor energético y nutricional de los cereales, y continuando su labor para asegurar que los más pequeños de la casa cuenten con una nutrición lo más completa y adecuada posible.