Los científicos advierten de la cepa italiana del coronavirus: no es más mortal, pero sí hasta 10 veces más contagiosa

Los investigadores explican que sugiere una mayor carga viral del tracto respiratorio superior aunque no con una mayor gravedad de la enfermedad

People walk by a Bella Italia restaurant in Chester
Los investigadores creen que la mutación de la cepa original salió de ItaliaMOLLY DARLINGTONReuters

La llaman la cepa “dominante” porque la primera vez se vio en Italia, y no se trataba de la misma que desató la pandemia en la ciudad china de Wuhan, una mutación por tanto, pero ha acabado por imponerse como la principal, seguramente por el número alarmante de contagios en Estados Unidos. En un artículo de la revista “Cell”, revisado por pares, se describe el trabajo que concluye con los peligros que supone la cepa G614: “una mayor carga viral del tracto respiratorio superior, aunque no con una mayor gravedad de la enfermedad”.

Lo primero es entender que el virus que se propagó desde Wuhan en China era la llamada cepa “original”, la D614. Pero no es la única. “El seguimiento de la frecuencia del virus reveló una prevalencia de la cepa dominate, etiquetada G614 (o D614G), que se hizo cargo de la original”, explican los investigadores que trabajan con el Sheffield Covid-19 Genomics Group. Traduciendo es que estudiando la cantidad de contagios “en múltiples niveles geográficos: nacional, regional y municipal”, y por qué cepa están provocados se dieron cuenta de que la más extendida es la G614, originada en los contagios de Italia y que fue detectada “incluso en epidemias locales donde la D614 estaba bien establecida”.

Esa fue la primera sospecha, el hecho de que “estadísticamente” el cambio había sido rápido les indicó a los científicos que la variante G614 “puede tener una ventaja de aptitud”. Y aquí es donde viene la escisión de opiniones: unos investigadores sugieren que la cepa nueva puede ser más virulenta, mientras otros afirman en el propio estudio que el dominio no sería una cuestión de mejora en la cepa, sino por la propagación en los Estados Unidos, cuestión de números.

Lo que sí pudieron agregar es que si bien los datos indican que la G614 tiene una tasa de transmisión más alta, no hay evidencias de que sea más grave que la original. “En individuos infectados, G614 está asociado con umbrales más bajos del ciclo de RT-PCR, lo que sugiere una mayor carga viral del tracto respiratorio superior, aunque no con una mayor gravedad de la enfermedad”, dice el informe. Otro estudio del mismo día se titula “Dar sentido a la mutación: lo que el D614G significa para la pandemia de Covid-19 sigue sin estar claro” y explica que “si bien los datos clínicos e in vitro sugieren que D614G cambia el fenotipo del virus, el impacto de la mutación en la transmisión, la enfermedad y el desarrollo de vacunas y terapéuticas son en gran medida desconocidos”.

Pero, ¿qué es la D614G?

Científicamente hablando se trata de “una variante del SARS-CoV-2 que porta el cambio de aminoácidos de la proteína Spike (espiga) D614G”. Esto es que las cepas que ahora mismo se propagan a toda velocidad en Europa y Estados Unidos tiene una proteína “espiga” S mutada que la hace más infecciosa, entre tres y seis veces, según David Montefiore, de la Universidad de Duke o de hasta 10 como indica la publicación de “BioRxiv”, sin pares.

La proteína “espiga” S se encuentra en la superficie del virus y se usa para iintroducirse en las células, algo así como una llave en una cerradura. Pero la cepa original, D614, se partía cuando intentaba unirse a los receptores ACE2 (moléculas en la superficie de las células que se encuentran en todo el cuerpo, pero en concentraciones particularmente altas en los pulmones) en las vías respiratorias de las personas. La versión mutada, G614, tiene menos probabilidades de romperse, lo que le permite llegar más fácilmente a las células.

Afortunadamente esta mutación no parece relacionada con la capacidad de replicarse del virus, aunque si facilite la infección de la célula. El propio doctor Anthony Fauci, del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades infecciosas alertó en una entrevista con el “Journal of the American Medical Association” que “simplemente parece que el virus se replica mejor y puede ser más transmisible”