«La tolerancia a la protonterapia está siendo excelente»

El doctor Raymond Miralbell, director médico del Centro de Protonterapia Quirónsalud en Madrid, responde diez preguntas sobre protonterapia

Dr. Raymond Mirabell es director médico del Centro de Protonterapia Quirónsalud en Madrid, responde diez preguntas sobre protonterapia
Dr. Raymond Mirabell es director médico del Centro de Protonterapia Quirónsalud en Madrid, responde diez preguntas sobre protonterapiaLUIS DOMINGOLuis Domingo

El doctor Raymond Miralbell, director médico del Centro de Protonterapia Quirónsalud en Madrid, responde diez preguntas sobre protonterapia:

1 El Centro de Protonterapia acaba de cumplir seis meses de actividad. ¿Qué balance hacen?

Consideramos muy positivo el haber respetado los plazos para el comienzo de la actividad y aumentar progresivamente el número de casos y las indicaciones clínicas, dentro del marco de las recomendaciones de la Sociedad española de Oncología Radioterápica (SEOR). A pesar de la difícil situación que hemos vivido con la pandemia, pudimos continuar con la actividad tanto de adultos como pediátrica, incluyendo los casos con anestesia, y avanzar en otros de alta complejidad (pacientes con implantes metálicos tras cirugías de artrodesis de columna).

2 ¿Cómo ha afectado la pandemia del coronavirus a esta actividad?

Hemos vivido una situación sin precedentes pero, en nuestro caso, hemos conseguido mantener la actividad de forma ininterrumpida gracias a unos rigurosos protocolos de seguridad y control para reducir al mínimo el riesgo de contagio en nuestras instalaciones. En ese sentido, ha jugado un papel crucial el hecho de que seamos un centro monográfico de alta especialización, al que no acuden pacientes por otras patologías como podría ser el Covid-19. Estamos certificados como «Hospital Seguro Covid-19» y hasta la fecha no hemos tenido ningún caso declarado.

3 ¿Cómo han adaptado sus protocolos a las nuevas necesidades impuestas por el Covid-19?

Desde el punto de vista organizativo y logístico ha supuesto todo un desafío, pero hemos sabido estar a la altura. Desde el primer momento extremamos todas las precauciones, dado que muchos de nuestros pacientes son inmunodeprimidos. Se han reforzado las medidas de higiene y desinfección, y se restringió al mínimo el número de acompañantes, se toma la temperatura a todas las personas que entran al centro y todos los pacientes se realizan un test antes de comenzar el tratamiento. Disponemos de salas de espera independientes, y se utilizan a modo de «burbujas» familiares, desinfectándose después de cada uso. Dadas las características de los pacientes tratados en nuestro centro decidimos no implementar medidas tales como postergar un tratamiento o reducir el número de fracciones. Nuestra plantilla se dividió en dos equipos estancos que no compartían espacio en ningún momento, para que la actividad asistencial no se viera afectada en caso de que se produjera algún contagio, y se han realizado test a todo el personal del centro.

4 ¿Qué tipo de tumores se han beneficiado más de esta protonterapia?

En principio los pacientes que hemos tratado en el centro padecían tumores que responden a las indicaciones principales según la recomendación de la SEOR, como son los tumores de la base de cráneo, de cabeza y cuello y pediátricos. Para cada caso se realizaron tratamientos comparativos con métodos clásicos como irradiación con fotones, evaluando el beneficio clínico según modelos bien establecidos de reducción de riesgo de complicaciones en tejido sano, manteniendo la probabilidad de control tumoral.

5 ¿Cuál ha sido el perfil mayoritario de pacientes tratados estos meses?

Alrededor de un 50% de los casos son pacientes pediátricos (y de ellos la mitad menores de cinco años, que necesitan anestesia en cada sesión de tratamiento). El resto son pacientes adultos con tumores radio-resistentes derivados de servicios de oncología, cirugía, oncología radioterápica que siguen la preconización de las asociaciones científicas especializadas. Existe un diálogo directo entre dichos servicios y nuestros profesionales, para la discusión y consenso del mejor tratamiento para estos casos.

6 ¿Qué requisitos debe cumplir el paciente para poder ser tratado aquí?

El principal es que exista una indicación que se beneficie de la protonterapia. Para esto necesitamos estudiar cada caso, y para ello debemos analizar la histología del tumor, evolución y extensión de la enfermedad y evaluar el beneficio que pueda ofrecer esta terapia con respecto a otras.

7 ¿Qué resultados más significativos han obtenido en estos meses?

Seis meses es un periodo de tiempo escaso para evaluar una respuesta definitiva a los tratamientos efectuados. Podemos afirmar una excelente tolerancia a corto plazo en los pacientes tratados, con baja toxicidad aguda y sin signos de evolución de la enfermedad en el periodo de seguimiento inmediato.

8 Después de estos meses de práctica, ¿cuáles son las principales enseñanzas que han obtenido?

Hemos ratificado la importancia de la buena coordinación multidisciplinar con los profesionales de diferentes servicios/instituciones involucrados en cada caso, la relevancia de la logística asociada al flujo de pacientes incluyendo la rapidez en la respuesta por nuestra parte ante los pacientes referidos para su evaluación, y el nivel de formación necesario para la implementación de técnicas de última generación. Para nosotros es importante también el hacer visible que estamos al servicio de la comunidad médica pública y privada y el desarrollo de proyectos de investigación clínica para ampliar el número de indicaciones.

9 ¿De qué manera está previsto seguir ampliando la actividad del centro?

Para poder incrementar la capacidad de tratamiento de número de pacientes ya comenzamos a trabajar en dos turnos a diario, para esto ya aumentamos el personal con anterioridad dada la necesidad de formación que se requiere. También estamos implementando protocolos de investigación clínica para los casos en los cuales las recomendaciones internacionales preconizan los estudios comparativos de potenciales beneficios, calidad de vida, confort del paciente…

10 ¿Qué retos quedan pendientes a corto y medio plazo?

El principal es aumentar el número de pacientes que se puedan beneficiar de esta técnica con protocolos validados o de investigación clínica. En segundo lugar figura la actualización y optimización continua de los elementos técnicos, operacionales y clínicos a través de un programa de investigación y desarrollo activo y multidisciplinar. La protonterapia puede aportar un componente esencial en la tendencia actual de realizar tratamientos intensivos en pocas fracciones y radiocirugía en combinación con técnicas quirúrgicas, quimioterapia e inmunología. De forma específica se puede combinar la protonterapia con el uso de radiosensibilizadores (nanopartículas), métodos de protección de tejidos sanos (técnicas de minihaces y terapias de alta intensidad «flash») e inmunoterapia. A medio plazo creemos que se trata de encontrar el lugar justo de la protonterapia entre las herramientas disponibles en la lucha contra el cáncer. Esto necesita una cooperación con la industria que desarrolla el equipamiento y con las instituciones de investigación básica para poder alimentar la investigación traslacional dirigida a aplicaciones clínicas que lleguen a los pacientes que lo necesitan. Los tratamientos oncológicos en general no sólo tienen el objetivo de curar, sino también el de evitar cualquier tipo de complicación y optimizar la calidad de vida. La protonterapia es una herramienta para ello.