Los chequeos femeninos más importantes según la edad

El primer chequeo debe realizarse entre los 15 y los 20 años, edad en la que el periodo menstrual se está estableciendo y donde pueden identificarse si existen alteraciones

Una mujer se somete a una mamografía
Una mujer se somete a una mamografía

Prevenir es curarse en salud. Es no lamentarse. Es adelantarse a los acontecimientos y evitar el desarrollo de cualquier enfermedad grave. Para eso los chequeos médicos son fundamentales y es que el cuerpo de la mujer no es igual a los 20, fuerte y capaz de superarlo todo, que a los 40 cuando pueden aparecer los primeros achaques, o a los 50 con la menopausia, o bien ya con la jubilación a los 65. Así, el doctor Jesús Recio, jefe de Medicina Interna de Quirónsalud Valencia, recuerda que el primer chequeo de la mujer debe realizarse entre los 15 y los 20 años, edad en la que el periodo menstrual se está estableciendo y donde pueden identificarse, si existen, alteraciones en el periodo menstrual.

Para ello, el doctor Valentín Morán, ginecólogo del hospital Quirónsalud Valencia, indica que se debe realizar una analítica básica. En el caso de haber iniciado las relaciones sexuales es importante aconsejar sobre métodos anticonceptivos adecuados a sus necesidades, así como hacer hincapié en la prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS). Por otra parte, serviría para aconsejar sobre la vacunación del virus del papiloma en aquellas que no se hubiesen vacunado. A juicio del doctor Recio, los expertos deben ofrecer la mayor información relativa a las enfermedades de transmisión sexual y cuáles son los métodos más eficaces para su prevención en esta cita a las jóvenes adolescentes.

A LOS 20 AÑOS

A los 20 años el cuerpo de la mujer suele ser fuerte, estar sano, puede llevarse tierra de por medio, no tener ningún problema y ser resistente a un ritmo de vida imparable, ahora bien, hay que mantener la prevención y someterse a una serie de pruebas, para comprobar que todo está bien y se va por buen camino en el estilo de vida de la persona. Esta década, además, se suele caracterizar por el inicio del periodo sexualmente activo de la mujer, según reconoce el doctor Valentín Morán, por lo que es importante una vez mas incidir en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual, con la información básica sobre los diferentes métodos anticonceptivos y el uso de preservativo, así como en los embarazos no deseados.

Es propio ya en esta década el someterse a un control ginecológico anual, toma de citología a los dos años del inicio de las relaciones sexuales según indica el experto, además de una exploración mamaria, así como una analítica con serología en el caso de que haya tenido relaciones sexuales de riesgo. El doctor Recio ve apropiado también en este grupo de edad está indicado también el comenzar con chequeos bianuales en los que se realice pruebas médicas como una analítica de sangre y de orina, y la medición de la presión arterial.

A LOS 30 Y 40 AÑOS

A partir de la treintena los controles deben ser más exhaustivos, y además de los ginecológicos anuales, el doctor Jesús Recio aconseja un mayor control de la salud cardiovascular femenina. Por eso, este experto ve imprescindibles los controles de colesterol o hipertensión entre los 30 y los 50, ya que el riesgo es mayor, sobre todo a partir de los 45 años. A su vez, a partir de los 30 es conveniente que la mujer se someta a una prueba de esfuerzo, así como a un ecocardiograma para un mejor control cardiológico, explica este especialista de Quirónsalud Valencia, centro que cuenta con el sello ‘Protocolo Seguro frente al Covid-19’, emitido por Applus+, tras certificar que cumple con todos los protocolos y medidas necesarias para minimizar el riesgo de contagio en sus instalaciones.

En su opinión, a partir de los 45 años es recomendable realizar un control sobre la diabetes tipo 2, ya que es en este periodo cuando comienza a manifestarse la enfermedad, sobre todo si existen antecedentes familiares. Mientras, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) recomienda comenzar con las mamografías anuales a partir de los 45-50 años, en mujeres sin riesgo aumentado, y mantener el programa de cribado anual entre los 50 y los 69 años.

LA LLEGADA DE LA MENOPAUSIA A LOS 50

En torno a los 50 años, etapa de la perimenopausia en la mujer, el doctor Recio ve apropiada la realización de una densitometría ósea (examen de la densidad ósea), con el fin de detectar a tiempo déficits y descartar osteopenia (densidad ósea anormal que no llega a ser osteoporosis) y la propia osteoporosis en sí. Otros planos que en opinión del experto de Quirónsalud no se deben descuidar en la mujer a partir de los 50 años de edad son la salud dental, la revisión cardiovascular, y si hay antecedentes familiares, los screenings correspondientes para el cáncer, principalmente el de colon. “A los 50 también comienzan los problemas de audición y de visión, por lo que se aconsejan revisiones anuales con el oftalmólogo y el otorrinolaringólogo para detectar cualquier problema de audición o de visión, y mejorar la calidad de vida de las personas”, subraya.

A PARTIR DE LOS 65

Finalmente, a partir de los 65 años, este especialista de Quirónsalud recomienda vacunarse de la gripe cada invierno para evitar cualquier tipo de complicación. Mientras, desde la American College of Obstetricians and Gynecologists ven imprescindible a partir de los 65 vigilar la presión arterial, revisar el colesterol, la diabetes, las enfermedades del corazón, los problemas renales o algunas otras afecciones, además de las pruebas necesarias para detectar el cáncer de colon hasta los 75 años, así como exámenes dentales y oftalmológicos, así como auditivos, mamografías, densitometrías óseas, y analíticas básicas.