La OMS avisa de que los fondos para frenar un nuevo brote de ébola en el Congo se agotarán en pocas semanas

Advierte de la dificultad que entraña trasladar los equipos sanitarios hasta esa zona del mundo

Ebola cases rise in Mbandaka area of DRC
Personal sanitario vacunando a la población del Congo contra el ébolaWHO HANDOUTEFE

La Organización Mundial de la Salud advierte de que se enfrenta a una “brecha de financiamiento grave” para combatir el nuevo brote de ébola en los rincones remotos del Norte del Congo en medio de la pandemia mundial de covid-19. La OMS alerta de que los 1,75 millones de dólares recaudados hasta ahora solo durarán unas pocas semanas más, porque el esfuerzo de respuesta es particularmente costoso debido a lo difícil que es llevar los equipos sanitarios al área densamente arbolada. Ya ha habido 24 muertes desde que se declaró el brote el pasado 1 de junio.

La aparición del ébola en la provincia norteña de Equateur en el Congo se produjo justo cuando el segundo brote de ébola más mortal del mundo estaba llegando a su fin. “La respuesta al ébola en medio de la pandemia de covid-19 es compleja, pero no debemos permitir que el covid-19 nos distraiga de abordar otras amenazas urgentes para la salud”, avisa Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África. Cuando la provincia de Equateur tuvo casos de ébola por última vez en 2018, los sanitarios tardaron dos semanas en comenzar a vacunar a las personas. En esta ocasión, los equipos de vacunación se movilizaron dentro de los cuatro días posteriores a la declaración del brote.

No existía ninguna vacuna autorizada cuando el ébola mató a más de 11,000 personas en África occidental entre 2014-2016. Después de que surgieron casos de ébola en el Este del Congo en agosto de 2018, los equipos de salud finalmente pudieron combatir la enfermedad con dos vacunas diferentes. Aún así, la información errónea sobre esas vacunas floreció en una región devastada por las milicias armadas.

En algunos casos, la población, temerosa de los extraños, se negó a permitir la entrada de los equipos sanitarios, lo que provocó que el virus se propagara. Al menos 2.280 personas murieron de ébola durante los casi dos años de la epidemia en el Este del Congo antes de que terminara el 25 de junio. Los brotes anteriores en el Norte del Congo fueron más limitados, con 33 personas fallecidas en 2018 antes de que fuera controlado en cuestión de meses.