Los bulos sobre los tratamientos contra la Covid-19

Los farmacéuticos alertan del peligro de la desinformación, que aboca a un mal uso de los medicamentos

La desinformación y los bulos sobre medicamentos en fase de investigación y otros productos como complementos alimenticios para la Covid-19 representan un peligro para la salud pública y provocan miles de consultas en las farmacias españolas, además de poder alterar los tratamientos actuales de los pacientes. Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Seguridad del Paciente, los farmacéuticos españoles alertan de los efectos negativos, tanto económicos como sanitarios, derivados de la desinformación sobre los posibles tratamientos que lleva a los pacientes a interesarse por medicamentos y otros productos sin indicación aprobada e incluso a tratar de conseguirlos por internet. Melatonina, hidroxicloroquina, dexametosona, queircinita... Se trata de algunos de los principios sobre los que se está investigando la eficacia en el tratamiento de la Covic-19, pero ninguno de ellos está aprobado para dicha indicación. En línea con el objetivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de reducir los errores de medicación y aumentar la seguridad en el uso de los medicamentos, la profesión farmacéutica lleva años investigando e implantando nuevos servicios profesionales farmacéuticos, según informa el Consejo General de Colegios. Con su intervención, el boticario logra reducir en un 54,1% los problemas de salud no controlado; en un 53,1% los pacientes que acuden a urgencias; en un 59,8% los que fueron hospitalizados y consiguen además una reducción media del 0,39% en el consumo de medicamentos. Otro de los peligros en torno al uso y seguridad de los medicamentos son las falsificaciones, un mercado que mueve miles de millones de euros anuales y que supone un peligro para la salud en todo el mundo. España implantó en febrero el Sistema Español de Verificación de Medicamentos, que alertaría de una falsificación en el momento de la dispensación.