Una terapia celular de cáncer infantil logra curar a dos pacientes de Covid-19

Esperanzadores resultados de un ensayo desarrollado en España por la Fundación CRIS contra el cáncer

Dos pacientes de avanzada edad, una mujer y un hombre, de 59 y 66 años respectivamente, han sido dados de alta hospitalaria en apenas 6 y 8 días tras ser sometidos a un novedoso tratamiento para la Covid-19 con el que se está investigando en España: una terapia celular que se emplea en pacientes oncológicos infantiles adaptada a este tipo de pacientes. Ambos presentaban los síntomas típicos de a enfermedad como neumonía bilateral y necesidades de oxígeno, y han evolucionado de forma favorable y rápida.

“Es un ensayo que ya está en marcha, se ha infundido a dos personas adultas y ambas se han recuperado pronto, a los seis y ocho días ya estaban en casa sin necesidad de oxígeno con una recuperación muy llamativa y temprana. Aún es pronto para hablar de eficacia, pero sí se puede hablar de tolerancia adecuada. Para el efecto terapéutico aún debemos esperar a finalizar al menos la fase II del ensayo. Por eso, necesitamos ayuda económica para poder acelerar y finalizar este ensayo y que se beneficien el máximo número de pacientes y salvar vidas. Sabemos que la vacuna va a tardar y tendrá sus limitaciones y a día de hoy, no hay tratamientos eficaces y que este tipo de acercamiento de inmunoterapia celular que es útil y funciona en niños con trasplante de médula se pueda trasladar a pacientes con Covid”, explica Antonio Pérez Martínez, jefe de hematoncológica pediátrica del Hospital La Paz de Madrid y director de la Unidad CRIS de Investigación y Terapias Avanzadas del hospital sobre los esperanzadores avances del proyecto que lidera.

Dolores, madrileña de 59 años, ha sido la primera paciente de este ensayo clínico. “Llevaba unos días indispuesta pero no me asusté cuando me dijeron que era Covid. Ni pensé en la UCI, ni en morir. Los médicos me explicaron esta terapia de cáncer infantil adaptada para curar a pacientes de Covid y no dudé ni un segundo. No me daba miedo porque confiaba en los médicos. A los 2 o 3 días ya me encontraba mejor y me mandaron a casa enseguida sin oxígeno ni nada”, explica emocionada. “Ahora todos vemos que nos puede tocar el Covid y nos damos cuenta de lo importante que es investigar. Y que investigar cáncer puede ayudar a otras enfermedades. Los investigadores son vitales y están muy poco reconocidos”, subraya una agradecida Dolores: “Se lo he contado a todo el mundo porque este tratamiento parece ciencia ficción. Estoy muy agradecida a los médicos y a este ensayo de CRIS porque me ha curado”.

Este ensayo clínico en fase I, que busca una financiación global de 500.000€, propone extraer un tipo especial de linfocitos T (células del sistema inmunitario especializadas en destruir células infectadas y tumorales) de pacientes recuperados de Covid19 e infundirlos en nuevos pacientes infectados, que se recuperarán mucho más rápido y con los mínimos efectos secundarios. “Lo que se persigue es trasladar una terapia que aplicamos en los trasplantes de cáncer infantil, aplicarlo al Covid. Se nos ocurrió porque hemos encontrado que los linfocitos T que hacen memoria frente al Covid podrían actuar de la misma manera que los linfocitos T con memoria en otras infecciones en el contexto del trasplante. Tenemos experiencia previa en otros contextos infecciosos de su seguridad y eficacia, y ahora queremos verlo en el Covid. Más cuando aún no hay un tratamiento eficaz y no hay vacuna. Se trata de una inmunoterapia adoptiva pasiva”, explica Pérez-Martínez.

Es decir, los pacientes recuperados se convierten en ‘medicamentos humanos andantes’ para los nuevos diagnosticados y cuantos más donantes haya de Linfocitos T, más rango poblacional se puede cubrir con la creación de esta ‘Linfoteca’ ya que además hay que tener en cuenta, entre otros aspectos, la compatibilidad entre donante y receptor. “Y para esto, necesitamos más fondos”, apunta el investigador.

“Actualmente los fondos para investigación en Covid se están dirigiendo fundamentalmente a la búsqueda de la vacunación y a tratamientos farmacológicos. Desarrollar tratamientos novedosos, innovadores como la terapia celular o la terapia avanzada constituye una estrategia innovadora”, asegura Pérez Martínez. “Quien nos iba decir que investigar cáncer nos iba a ayudar a proponer un tratamiento que esperemos sea eficaz para la enfermedad que más preocupa ahora mismo a nivel de salud pública como es la Covid”.