Los anticuerpos de pacientes Covid-19 en recuperación se desvanecen rápidamente

La capacidad del plasma para neutralizar las partículas virales está disminuyendo durante esas primeras semanas

En ausencia de tratamientos aprobados y efectivos para la Covid-19, la comunidad científica ha probado en diferentes partes del mundo tratamientos en pacientes con síntomas graves de Covid-19 con plasma sanguíneo de pacientes en recuperación. En concreto, la sangre de los pacientes recuperados contiene anticuerpos que actúan contra el coronavirus y algunos pequeños estudios retrospectivos sugieren que puede reducir la gravedad de la enfermedad y reducir el tiempo de hospitalización.

En este contexto, surgen muchas dudas acerca de cuándo es el mejor momento para hacer acopio de ese plasma. Esta semana en mBio, una revista de acceso abierto de la Sociedad Estadounidense de Microbiología, los investigadores confirman que los niveles de anticuerpos en la sangre de los pacientes con Covid-19 caen rápidamente durante las semanas posteriores a que sus cuerpos hayan eliminado el virus y los síntomas hayan desaparecido. Si finalmente se demuestra que el plasma convaleciente tiene un beneficio claro, concluyeron los autores, entonces debe recolectarse durante un período de tiempo específico después de la recuperación. Sin embargo, los pacientes en recuperación no pueden donar sangre hasta al menos 14 días después de que los síntomas hayan desaparecido, para que el cuerpo tenga tiempo de eliminar las partículas virales.

“No queremos transfundir el virus, solo transfundir los anticuerpos”, asegura Andrés Finzi, Ph.D., de la Universidad de Montreal, en Canadá. “Pero al mismo tiempo, nuestro trabajo muestra que la capacidad del plasma para neutralizar las partículas virales está disminuyendo durante esas primeras semanas”.

“La proteína de pico de SARS-CoV-2 juega un papel crucial en ayudar al virus a agarrar e invadir las células huésped. Los anticuerpos producidos por el sistema inmunológico del cuerpo se unen a una parte de esta proteína y bloquean la capacidad de esta “llave” para interactuar con el “bloqueo” celular del huésped”, explica Finzi, evitando que la partícula viral infecte una célula huésped.

Estudios previos sugieren que los anticuerpos contra la proteína pico del SARS-CoV-2 alcanzan un pico 2 o 3 semanas después del inicio de los síntomas. Los hallazgos de un estudio transversal anterior realizado por el grupo de Finzi, en el que participaron más de 100 pacientes, sugirieron que la capacidad del plasma para neutralizar el virus disminuyó significativamente entre 3 y 6 semanas después del inicio de los síntomas.