Sociedad

La inmunidad de los anticuerpos decae a los pocos meses

Así lo muestra un nuevo estudio británico, realizado con más de 350.000 personas, que alimentan las dudas sobre la protección que ofrece haber pasado la Covid-19 ante el riesgo de reinfecciones.

Laboratorio del Hospital Germans Trias i Pujol
El grupo de edad de entre 18 y 24 años presentó la mayor prevalencia de anticuerpos y su nivel de inmunidad bajó menos, un 14,9 %.Enric FontcubertaEFE

Durante cuánto tiempo pueden protegernos los anticuerpos que generamos contra la infección por Covid-19 una vez que la hemos pasado es una de las incógnitas más relevantes que los investigadores tratan de resolver. Hace unos días, un trabajo realizado por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Arizona y publicado en la revista Immunity, mostró que mantenían su efectividad entre cinco y siete meses, el periodo de tiempo más largo que, hasta la fecha, ha evidenciado una investigación. En el estudio se analizó la sangre de 6.000 personas confirmadas positivas por PCR durante meses, y concluyó que los anticuerpos eran mucho más duraderos en personas que habían sufrido la infección de un modo severo que en aquellos que habían tenido una sintomatología benigna o eran asintomáticos. Se trata de un hallazgo que han evidenciado también otras investigaciones recientes, en las que se muestra que la cantidad y calidad de anticuerpos protectores es mayor en varones, mayores de 65 años y que hayan estado hospitalizados a causa de la infección.

Unos “pocos meses”

Ahora, una nueva investigación del Imperial College de Londres vuelve a mostrar que no podemos esperar tanto de los anticuerpos, pues la inmunidad que aportan decae “muy rápidamente” y podría durar solo “unos pocos meses”. Los investigadores analizaron la prevalencia de anticuerpos en 365.104 personas adultas en Inglaterra entre los pasados meses de junio y septiembre.

En general, detectaron que el nivel de inmunidad cayó un 26,5% durante ese periodo, mientras que el descenso de la protección fue del 39 % para los mayores de 75 años. Por contra, los de edades comprendidas entre los 18 y 24 años presentaron la mayor prevalencia de anticuerpos y su nivel de inmunidad bajó menos, un 14,9 %.

Este trabajo también estimó que solo el 4,4 % de todos los sujetos presentaban algún grado de inmunidad ante la covid-19 en septiembre, cuando comenzó a repuntar el número de contagios en esa región del Reino Unido. Esa cifra se situó en el 6% entre el 20 de junio y el 13 de julio, y en el 4,8 % entre el 31 de julio y el 31 de agosto, lo que sugiere que la inmunidad estaba “disminuyendo con bastante rapidez” y aumentaba el riesgo de reinfección.

No se sabe cómo protege y cuanto dura

“La principal conclusión es que después de la primera ola (de coronavirus), no había aún evidencias de que la gran mayoría de la población del país tenía una inmunidad protectora”, explica uno de los autores del estudio, Graham Cooke. Eso significa que, aunque “estamos observando un descenso en la proporción de gente que da positivo”, hay “una gran mayoría” de individuos que “probablemente no ha estado aún expuesto a la Covid-19″, añade.

Además, la investigación del Imperial College constató que no hubo cambios significativos en el nivel de inmunidad de los sanitarios entre junio y septiembre, lo que podría deberse a que en esos contextos se da una “transmisión continua” o una “exposición repetida”, observa Helen Ward, otra de las autoras del trabajo.

En esencia, este trabajo refuerza la evidencia actual de que no está claro qué grado de inmunidad proporcionan los anticuerpos o cuánto dura ya que, a medida que pasa el tiempo, hay una reducción en el número de personas que da positivo en anticuerpos. Por tanto, los científicos recomiendan a aquellos con anticuerpos que sigan cumpliendo con las “recomendaciones”, entre las que se incluyen medidas de “distanciamiento social” y el “uso de mascarillas donde sea necesario”.