Navidad sin empachos (ni remordimientos)

Ya que este año será todo distinto, ¿por qué no aprovechar para comer y beber de un modo menos dañino y más saludable?

Adultos salen a pasear en Álava (País Vasco)
Salir a correr o a caminar con buen ritmo puede ser una buena estrategia para mantenernos en forma y contrarrestar los excesos de las reuniones navideñas.Iñaki Berasaluce Europa Press

Lo decimos todos los años cuando acabamos de cenar:“!la Nochebuena que viene, nada de atiborrarse, a cenar ligero!”. Pero cuesta cumplirlo, y acabamos cayendo en los excesos de siempre. Sin embargo, esta vez puede ser distinto. Ya que vamos a pasar una noche, cuanto menos, inusual, ¿por qué no probamos a poner en práctica esos consejos de los que solemos acordarnos cuando terminamos de cenar? Tenemos por delante unos días en los que vamos a elegir alimentos menos saludables y más calóricos con mayor frecuencia de lo que lo hacemos habitualmente. Pero no estamos abocados a coger peso, tener digestiones pesadas y sentir esa desagradable sensación de empacho (y de remordimiento). Aquí tienes algunas recomendaciones de los expertos de BluaU de Sanitas para que tu organismo no pague los excesos navideños:

  • Aunque esté normalizada la sobreingesta en estas fiestas, no hace falta comer más de lo que el cuerpo necesite, ni hacer esfuerzos por probar un plato más si creemos que ya hemos comido suficiente. A veces, nuestro cerebro puede jugarnos malas pasadas e incitarnos a comer más de lo necesario por el simple hecho de que aún haya comida en la mesa.
  • Ponte en “modo saludable”. Existen alternativas igual de deliciosas a los típicos alimentos navideños que, por norma general, son poco o nada beneficiosos para nuestro organismo. El pescado azul o las carnes bajas en grasa pueden sustituir a las carnes rojas y las cremas de verdura pueden ser una gran opción como primer plato. Además, hortalizas como el apio o las zanahorias cortadas en bastones y acompañadas de, por ejemplo, hummus casero, salpicón de marisco, coctel de pescados ahumados con frutas o ensaladas con frutos secos pueden sustituir al embutido.
  • El consumo de bebidas alcohólicas debe realizarse con moderación. Las bebidas carbonatadas y en general, todas aquellas que contengan azúcar incrementan el riesgo de enfermedad de caries, especialmente en estas fechas donde se suelen ver alteradas nuestras rutinas de higiene bucodental.
  • Puedes evitar esa sensación de malestar e incomodidad ingiriendo menos alimentos y haciéndolo de forma más pausada, cocinando los alimentos con poca grasa y aderezándolos con salsas saludables.
  • Muévete. El ejercicio puede ser un gran aliado durante estas fechas. Una buena forma de intentar que todas esas calorías que vamos a consumir afecten lo menos posible a nuestro peso corporal es mantener una actividad física elevada y realizar alguna sesión de ejercicio físico extra aprovechando la mayor disponibilidad de tiempo.