Demuestran que ajustar bien la mascarilla es más importante que el material usado

Investigadores de la Universidad de Cambridge confirman que, si no se adaptan bien a la cara, las FFP2 no protegen más que las de tela

Investigadores de la Universidad de Cambridge confirman que, si no se adaptan bien a la cara, las FFP2 no protegen más que las de tela
Investigadores de la Universidad de Cambridge confirman que, si no se adaptan bien a la cara, las FFP2 no protegen más que las de telaCristina BejaranoLa Razón

Las mascarillas se han convertido en un complemento indispensable en estos tiempos de pandemia y las hay de todo tipo. Sin embargo, más importante incluso que el material usado, resulta el cómo ajusten. Así lo corrobora un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge que estudia la efectividad de diferentes tipos de mascarillas, que ha descubierto que para brindar la mejor protección contra la Covid-19, el ajuste de una mascarilla es tan importante, o más importante, que el material del que está hecha.

Los investigadores llevaron a cabo una serie de diferentes pruebas de ajuste y descubrieron que cuando una mascarilla de alto rendimiento, como una N95, KN95 o FFP2, no se ajusta correctamente, no funciona mejor que una mascarilla de tela. Las diferencias menores en los rasgos faciales, como la cantidad de grasa debajo de la piel, provocan diferencias significativas en cuanto al ajuste de la mascarilla. Los resultados, publicados en la revista PLoS ONE, también sugieren que la rutina de verificación de ajuste utilizada en muchos entornos de atención médica tiene altas tasas de fallar, ya que las fugas menores pueden ser difíciles o imposibles de detectar por parte del usuario.

Si bien el tamaño de la muestra fue pequeño, los investigadores esperan que sus hallazgos ayuden a desarrollar nuevas pruebas de ajuste que sean rápidas y confiables, en el caso de futuras emergencias de salud pública. El estudio actual solo evaluó el impacto del ajuste en el usuario de la mascarilla; el equipo evaluará de qué manera el ajuste afecta la protección de otros en investigaciones futuras.

“Sabemos que a menos que haya un buen sellado entre la mascarilla y la cara del usuario, muchos aerosoles y gotas se filtrarán por la parte superior y los lados de la mascarilla, como lo sabrán muchas personas que usan gafas”, asegura Eugenia O ' Kelly del Departamento de Ingeniería de Cambridge, primer autor del artículo. “Queríamos evaluar cuantitativamente el nivel de ajuste ofrecido por varios tipos de mascarillas y, lo más importante, evaluar la precisión de la implementación de las comprobaciones de ajuste comparando los resultados de la comprobación de ajuste con los resultados de las pruebas de ajuste cuantitativas”.