Sociedad

¿La microbiota puede explicar por qué los niños se contagian menos que los adolescentes?

El CSIC investiga esta hipótesis con más de mil pacientes de 15 colegios

El microbioma intestinal puede influir en el riesgo de sufrir infecciones y en la respuesta defensiva frente a las mismas
El microbioma intestinal puede influir en el riesgo de sufrir infecciones y en la respuesta defensiva frente a las mismas FOTO: IATA-CSIC

Los niños por debajo de los diez años se contagian e infectan menos que los adolescentes del SARS-CoV-2, según los estudios de seroprevalencia. El motivo aún es una incógnita. Existen diversas hipótesis. Una, que podría deberse a que habrían adquirido una inmunidad cruzada; por ejemplo por exposición a los coronavirus que causan el resfriado común que podría protegerles en mayor medida. Otra opción es que los niños expresen menos el receptor ACE2, que es la puerta principal de entrada del virus en nuestras células. La nueva hipótesis: que su sistema inmune innato al estar más activo reaccione más rápido. Es decir, que las posibles diferencias en el microbioma de los niños frente al de los adolescentes pueda jugar un papel crucial frente a la Covid. Esta es la nueva línea de investigación en la que trabaja Yolanda Sanz, profesora de Investigación del CSIC, y su equipo del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos.

Inmersos en el estudio sobre de qué modo influye la microbiota a la hora de tener más riesgo de contagiarse del SARS-CoV-2 y enfermar de forma más severa si está debilitada, «pensamos que la microbiota y su influencia sobre el sistema inmunitario podría explicar esta diferencia en los contagios entre los menores, esta es la hipótesis que tratamos de demostrar», avanza. «Estamos estudiando las características de la microbiota en niños y adolescentes de entre tres y 18 años para observar si varía según la edad y esto, a su vez, va acompañado de cambios en marcadores inmunológicos que están relacionados con los mecanismos de defensa frente a virus, como los interferones que inhiben la replicación del virus directamente e indirectamente al activar las células natural killer, que lo que hacen es destruir de forma completa las células infectadas», precisa Sanz.

Para llevar a cabo este estudio, llamado «Predicol», se han presentado como voluntarios más de mil escolares, junto a sus convivientes, de más 15 colegios. «Estamos empezando a analizar su microbiota antes de que se infecten por técnicas de secuenciación de nueva generación que permiten obtener toda la información taxonómica (porcentaje de distintos grupos de bacterias), así como el metagenoma (las funciones de los genes de los microorganismos que componen la microbiota)».

Este proyecto forma parte de otro que comenzó meses atrás -«Influencia del microbioma intestinal en la infección Covid-19 y en la efectividad de la inmunoterapia en pacientes con cáncer y controles-Bicoin», financiado por la Plataforma Salud Global del CSIC–, que estudia la relación de los microorganismos que viven en el intestino con la tasa de infección por el SARS-CoV-2 y su severidad debido a la «tormenta de citoquinas» que se produce como consecuencia de una reacción inmunitaria excesiva que provoca una inflamación sistémica.