La moda «veggie» se consolida durante la Covid-19

El consumo de frutas y verduras aumenta un 40% en la pandemia. El de carne roja, en cambio, cae un 43%

Comer más sano después de la Covid19
Comer más sano después de la Covid19Dreamstime Dreamstime

Cada vez más personas se suman en España al veganismo, al flexivegetarianismo o al vegetarianismo. La preocupación social por el bienestar animal y el cambio climático lleva años aumentando. De hecho, el 7,8% de la población mayor de 18 años es «veggie» en nuestro país, según el estudio «The Green Revolution». Una tendencia que se ha incrementado desde la pandemia. Así, los resultados del Observatorio Nestlé sobre los Hábitos Nutricionales, publicado recientemente, subrayan un aumento del 40% en el consumo de frutas y verduras en nuestro país en 2020. En concreto, durante el confinamiento, los españoles aumentaron el consumo de fruta, verdura y legumbres en su cesta de la compra, y un 43% de la población redujo o eliminó el consumo de carne roja. La tendencia de seguir una dieta más saludable y sostenible se reforzó con la llegada de la pandemia, aunque aún se consume demasiada carne roja. En esta línea, más de cinco millones de españoles afirmaron seguir una dieta flexitariana, es decir, consumir sólo esporádicamente carne y pescado. Una dieta que los médicos recomiendan y que el reconocido chef de verduras Xavier Pellicer denomina «un tipo de cocina más consciente». El informe «Green Revolution» apuntaba que en 2016, una de cada 10 mujeres españolas eran veggie, mientras que en 2020 pasan a ser una de cada ocho. También muestran otra tendencia: más del 50% de las personas vegetarianas o veganas en España reside en grandes ciudades.

Desde Barcelona Culinary Hub explican que hasta hace poco, los productos veganos no eran fáciles de encontrar fuera de las urbes. De hecho, hace menos de diez años no era tanta la oferta de productos que se veía en los supermercados, al menos en Madrid, donde para comprar algunos productos como tofu o «gambas» o «embutido, había que acudir a una tienda pequeña de barrio, habitualmente fuera del tuyo. Sin embargo, la oferta de productos «plant-based» en el mercado nacional está creciendo mucho a raíz del auge de la alimentación saludable y sostenible. El informe de Nestlé apunta que el 25% de los consumidores españoles probó sustitutos cárnicos en 2020. De hecho, grandes marcas como Mercadona, Carrefour o Lidl añadieron productos vegetarianos y veganos a su oferta.

En la misma línea, la startup española Heura Foods, presente en 16 países, triplicó sus ventas en 2020, confirmando el auge del consumo de carnes vegetales durante la pandemia. Según Xavier Pellicer, el mercado nacional está respondiendo a los nuevos hábitos de consumo de la sociedad, enfocados al respeto del medio ambiente. Y también se está produciendo otra tendencia según el chef, y es que este último año el consumidor ha perdido el miedo a comprar productos hortofrutícolas on-line, es decir, a contactar directamente con el pequeño productor.

Pero al igual que es importante comprar productos locales por tener menor huella de carbono, también lo es no comer por los ojos. Y es que pese a tener el mismo valor nutricional, más de un tercio de la cosecha de frutas y verduras cultivadas en Europa es demasiado «fea» para venderse. De ahí iniciativas como «Frutas feas», puesta en marcha por «La mejor naranja de Valencia», para dar una segunda oportunidad a las naranjas imperfectas.