Actualidad

Así ayuda la grasa del cuerpo a luchar contra las infecciones

Un trabajo demuestra que las células madre sanguíneas combaten la Salmonella adquiriendo ácidos grasos de las reservas del cuerpo para potenciar la respuesta inmunitaria

Los ácidos grasos de alta energía son absorbidos por las células madre de la sangre, lo que las alimenta de forma eficaz y les permite producir millones de glóbulos blancos que combaten la Salmonella, en la imagen
Los ácidos grasos de alta energía son absorbidos por las células madre de la sangre, lo que las alimenta de forma eficaz y les permite producir millones de glóbulos blancos que combaten la Salmonella, en la imagen FOTO: La Razón (Custom Credit)

Una nueva investigación de la Universidad de Anglia del Este (Reino Unido) y el Instituto Quadram (Reino Unido) ha revelado que las células madre sanguíneas responden a las infecciones al adquirir ácidos grasos de alta energía de las reservas de grasa del cuerpo.

“Nuestros resultados brindan información sobre cómo la sangre y el sistema inmunológico pueden responder a las infecciones. La lucha contra las infecciones requiere mucha energía y las reservas de grasa son enormes depósitos de energía que proporcionan el combustible a las células madre sanguíneas para potenciar la respuesta inmunitaria”, ha explicado el investigador Stuart Rushworth.

El trabajo, publicado en la revista “Nature Communications”, podría, según sus autores, ayudar a desarrollar nuevos enfoques para tratar a las personas con infecciones bacterianas. Así, el equipo ha estudiado la Salmonella y ha analizado el daño hepático que esta causa.

De esta manera, han descubierto cómo las células madre sanguíneas responden a las infecciones al adquirir ácidos grasos de alta energía de las reservas de grasa del cuerpo. Las células madre sanguíneas residen en la médula ósea y desde aquí se producen las señales de infección impulsan a los adipocitos a liberar sus reservas de grasa en forma de ácidos grasos en la sangre.

En este sentido, han establecido que estos ácidos grasos de alta energía son absorbidos por las células madre de la sangre, lo que las alimenta de forma eficaz y les permite producir millones de glóbulos blancos que combaten la Salmonella.