Opinión

Opinión

Adiós a la dieta mediterránea

¿Cuánta gente lleva realmente un estilo de alimentación mediterráneo?

Así puede influir la dieta mediterránea en la salud mental
Así puede influir la dieta mediterránea en la saludLa RazónLa Razón

España es un país rico en muchos aspectos, y si hablamos de gastronomía es indiscutible que estamos en el top tres mundial, le pese a quien le pese. La dieta mediterránea ha traspasado fronteras y es referente mundial en cuanto a salud se refiere. No es solo una forma de alimentarse, sino que se trata de un estilo de vida equilibrado que se desarrolla en torno a la mesa y a la manera de ver y celebrar la vida. Sus pilares fundamentales son las verduras, frutas y los cereales enteros. Los lácteos, aves, mariscos y huevos se sitúan en un discreto segundo lugar, dejando en un tercer puesto a las carnes rojas y los dulces.

Pero, ¿cuánta gente lleva realmente un estilo de alimentación mediterráneo? Lo cierto es que los últimos estudios son desoladores. El aumento del precio de la compra y el ritmo de vida de hoy en día han hecho que la pirámide nutricional se venga abajo y nuestra salud se vea perjudicada. Actualmente, el consumo de pescado y carne en nuestro país se ha visto reducido en el último año casi un 15%, siendo sustituidos por procesados y congelados.

Muchas personas son conscientes de que su estilo de vida y alimentación no alcanzan los niveles nutricionales mínimos establecidos por la OMS, y recurren a la suplementación oral para cubrir dichos objetivos. No debemos de olvidar que existen riesgos para la salud asociados al consumo libre y sin supervisión de determinados suplementos que pueden interaccionar con ciertos fármacos. Esto puede ocurrir con la vitamina K, la cual reduce la eficacia de la warfarina (anticoagulante), o la tiramina, que se incluye en múltiples fórmulas para bajar de peso y produce hipertensión en aquellas personas que toman IMAO.

Mi conclusión es clara: la mejor medicina se toma con cubierto y tenedor.