Una instagramer recauda más de 1 millón de dólares para ayudar en los incendios de Australia vendiendo sus fotos desnuda

Kaylen Ward, una modelo estadounidense de 20 años, ha sido repudiada por su familia y abandonada por su novio por esta iniciativa que le ha costado su cuenta de instagram

Foto de Kaylen Ward como anticipo de la que recibirán los donantes
Foto de Kaylen Ward como anticipo de la que recibirán los donantesTwitter

Por tan sólo 10 dólares que cualquiera done a una lista de Ongs y organizaciones que están ayudando con las consecuencias de los incendios en Australia, la modela americana Kaylen Ward le enviará una foto suya desnuda. No hacía falta más para sumar mucho más de 1 millón de dólares a la causa. La avalancha de peticiones ha sido tal que esta modelo e instagramer ha tenido que calmar los ánimos en varias ocasiones, rehacer su vida personal e incluso detectar fraudes.

“Voy a enviar desnudos a cada persona que done al menos 10 dólares a cualquiera de estos recaudadores de fondos para los incendios forestales en Australia", puso la modelo de 20 años Kaylen Ward en su cuenta de Twitter el pasado 4 de enero. Y acompañaba la publicación con una lista de organizaciones y una foto completamente desnuda en la que un emoji la salvó de la censura. Y se desató la locura. Solo esa publicación ya tiene más de 170.000 me gusta y la gente empezó compulsivamente a donar para la causa hasta el punto de que la joven se vio desbordada por las peticiones de instantáneas: “¿Quieren donarme dinero para pagarle a mis amigas trabajadoras sexuales para que inicien sesión en mi cuenta y me ayuden a responder a todos? Es tanto trabajo que tengo que contratar un equipo”.

Cuando ya superaba los 60.000 dólares anunció que había tenido que crear una nueva cuenta de instagram ya que el revuelo había cerrado su cuenta original. En el último tramo de las peticiones, la noche de Reyes Kaylen Ward explicaba los sacrificios que le había costado la iniciativa: “Mi IG desactivado, mi familia me repudia, y el chico que me gusta no quiere hablarme por el tuit. Pero que les jodan, salva a los koalas”. También se ha enfrentado a cuentas fake, a gente que enviaba copias falsificadas de donaciones para conseguir un desnudo y personas que ha decidido compartir las fotos que ella mandó gratis y sin contrapartida. Como ella bien asegura las redes sociales y esta iniciativa "me han hecho ver el lado oscuro de internet.