TecSex: el erotismo revoluciona la mayor feria tecnológica

Los juguetes sexuales se ponen más de moda que los «smartphones»: se aprovechan de las innovaciones, son más baratos y responden al carácter de los «millennials»

Por primera vez, en 52 años de historia el Consumer Electronic Show, más conocido como CES, permitirá que las compañías de «gadgets» sexuales puedan exhibir productos y dispositivos en la sala de exposición como parte del sector de salud y bienestar. Y el logro tiene mucho que ver con Lora DiCarlo, una estudiante de Medicina que en 2017 decidió crear su propia empresa de tecnología sexual.

En la pasada edición de CES, DiCarlo ganó un premio a la innovación en la categoría de drones y robótica por un estimulador sexual para mujeres llamado Osé. Desafortunadamente, apenas se inició la convención, la Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA por sus siglas en inglés), responsable de la organización del CES, anunció que el galardón no sería dado citando una regla que prohibía aquellos dispositivos o productos que fueran «inmorales, obscenos, indecentes o profanos». El revuelo fue monumental y esta empresaria logró una repercusión que nunca hubiera obtenido aún si hubiera recibido el premio… que finalmente, y debido a la campaña mediática, recuperó. Así, este año, podemos ver en este congreso no solo a Osé, sino también a una gran variedad de otros juguetes sexuales… siempre que cumplan con las nuevas normas configuradas por la CTA. Primero deben ser dispositivos «innovadores e incluir tecnología nueva o emergente». Segundo, las empresas de tecnología sexual no podrán exhibir sus productos usando «humanos, robots, maniquís, muñecas u otros dispositivos anatómicamente correctos», ni «incluir ningún contenido que represente o describas actos sexuales reales o simulados, ni imágenes o representaciones de genitales». Por último, cualquier vídeo que se proyecte para darlo a conocer debe ser «de buen gusto» y no mostrar «imágenes en movimiento» de los productos.

Obviamente, antes de la apertura de la feria, todas las empresas de este sector han tenido que pasar por un filtro en el que sus diseños eran juzgados y los empleados o responsables de Prensa de cada compañía evaluados para que su lenguaje «no fuera abiertamente sexual o lascivo». Independientemente de la vara de medir utilizada para evaluar todos estos parámetros, el CES no podía dejar de lado una industria que en 2016 facturaba unos 15.000 millones de euros y que este año, según la revista «Forbes», alcanzará los 50.000, con el sector femenino como principal consumidor: cerca del 70% de las compras son realizadas por ellas. Una proporción que aumentará, de acuerdo con una investigación de mercado publicada a finales de 2019 por Technavio, gracias al empoderamiento femenino.

La realidad es que el ámbito de los juguetes sexuales está en un momento muy dulce. Pueden aprovecharse de muchas de las innovaciones en materiales, conectividad e inteligencia artificial que llevan años en otros sectores. Se ponen de moda con muchísima más facilidad que cualquier «smartphone», son mucho más económicos y responden a una libertad e independencia propias de «millennials», «baby boomers» y chicos de la generación X, Y o Z. El sueño de cualquier empresa. No hay más que recordar el auge del Satisfyer el año pasado, hasta el punto de que uno de los productos más vendidos en Amazon España durante el Black Friday y su falta de stock. Pero los nuevos juguetes presentados en la feria pretenden desbancarlo.

¿Y qué tuvo Osé para alzarse con el premio a la innovación en 2019? De acuerdo con DiCarlo su objetivo es imitar el comportamiento humano en el sexo sin penetración. Básicamente estimula el punto G y el clítoris al mismo tiempo, pero por distintos medios y esa es una de sus virtudes. Lo primero, el Osé no vibra. En absoluto. Lo que hace es recrear ese movimiento del índice cuando le decimos a alguien que se acerque a nosotros, mediante una esfera cuya velocidad de giro e intensidad de toque puede ajustarse a placer. El eje en el que se encuentra la esfera es flexible, de modo que se puede adaptar a la anatomía pélvica de cualquiera. Y luego está la parte que busca estimular el clítoris. Allí el equipo de DiCarlo ha colocado un pequeño motor que absorbe el aire y ejerce un efecto de succión y expulsión que imita el sexo oral. También en este caso se puede regular la intensidad del motor para que responda al perfil de cada una. Ya se han pedido, solo en venta anticipada por presentaciones previas al CES, más de 10.000 de ellos, que llegarán a manos de sus clientes este mes

Este año, Lora DiCarlo ha presentado dos productos más junto al ya famosos Osé: el Onda y el Baci. Pero no hay que especular en este caso con grandes innovaciones ya que la responsable de la firma ha aprovechado el tirón y ha hecho algo muy lúcido: dividir el aparato en dos y venderlos de forma separada, como nuevos productos. De este modo, el Onda estimula el punto G y el Baci hace lo propio con el clítoris.

Obviamente es el sector en el que más innovación se producirá a corto plazo y nadie quiere dejarlo correr.

Los “gadgets” de 2020

El Consumer Electronic Show puede ser todo seducción, pero no todo es sexo. Por eso seleccionamos algunos de los dispositivos presentados en esta edición que darán que hablar a lo largo del año.

Sincronizar los juegos sexuales

Kiiroo Onyx2 y Pearl2 es un equipo interactivo de estimuladores para él y para ella (se pueden combinar para todas las parejas) que se conectan a través de una «app». Los movimientos que se realicen con uno, se replican en el otro gracias a sensores lo que permite experimentar las mismas sensaciones en tiempo real. La «app» se puede usar para controlar las vibraciones y sincronizar con contenido interactivo como videos, juegos, realidad virtual e incluso cámaras web.

Edición a nivel planetario

La moda de los vídeos en 360º ha pasado, no porque no guste, sino porque la captura esférica pasa a un plano en formato 16: 9 y en el camino se pierde calidad. La nueva cámara Insta360 One R graba en 4 K y su contenido también se puede observar en esta resolución, sin perder nitidez. Esto se debe a su formato modular: lentes intercambiables que permiten su uso como una cámara tradicional o de 360 ​​grados. Por si fuera poco Insta360 se ha asociado con Leica para ofrecer una altísima calidad. Cuenta con una pequeña pantalla táctil LCD que puede orientarse en cualquier dirección, y permite configurar la cámara.

Mascota de 2020

Samsung ha presentado su robot Ballie, una combinación entre dispositivo doméstico inteligente y compañero robótico. Los fanáticos de «La Guerra de las Galaxias» verán en Ballie una versión pequeña del entrañable robot BB8. El dispositivo está equipado con cámaras y sensores utilizados para seguirnos donde vayamos, se conecta a diferentes dispositivos del hogar, toma fotos de la casa para asegurarnos que todo está en orden y hasta funciona como entrenador personal.

Todo en una pantalla

2020 será el año de las pantallas plegables, tanto en móviles como en portátiles y tabletas. En el CES, Lenovo ha presentado su interpretación de esta tendencia con el ThinkPad X1 Fold. A simple vista parece solo una tableta de 13 pulgadas, pero se pliega para quedar en la mitad gracias a su pantalla OLED flexible. Y su interior está equipado con lo último de Intel Core. Así, el ThinkPad X1 Fold puede funcionar como pantalla, tableta o portátil, según nos convenga y esté conectado su teclado, también incluido.

Agua que no has de beber

Uno de mayores desafíos tiene que ver con el cambio climático y en este sentido la conservación del agua es fundamental. La tecnología sostenible es, por ahora, un campo muy poco explorado, pero la llegada de Hydraloop promete cambiar eso. Este dispositivo filtra y purifica las aguas sucias de los baños, duchas y lavadoras gracias a seis técnicas de filtración que no requieren mantenimiento. Todo ello permite reciclar hasta el 85% del agua utilizada en el hogar.