Madrid responde a Sánchez: «Somos su objetivo para tapar sus fallos»

El consejero de Sanidad de la Comunidad asegura que «la situación está controlada» y recuerda el alto número de camas de hospital disponibles en el caso de que los rebrotes empeoren

Fernando Simón dio el primer aviso el lunes y ayer Pedro Sánchez ratificó sus palabras. «Una gran partes de los diagnósticos y de las defunciones se deben fundamentalmente a una sola comunidad, la Comunidad de Madrid», afirmó hace dos días en rueda de prensa el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES). Mientras, el presidente del Gobierno hizo pública la inquietud en el Ejecutivo sobre los datos de la pandemia en la Comunidad: «Nos preocupa el estado de la salud pública y la evolución de la pandemia en Madrid». ¿Se trata de una mera cuestión de datos o vuelve a poner el Gobierno central el foco en la región presidida por PP y Cs?

El consejero de Sanidad de la Comunidad, Enrique Ruiz Escudero, se inclina por la segunda opción. «Es una estrategia clara del Gobierno de España, encabezada por su presidente y ejecutado por su socio de Gobierno y el portavoz del CCAES. Trata de proyectar hacia Madrid su falta de liderazgo, coordinación y, lo que es mas grave, su falta de conocimiento sobre la pandemia y cómo se ha comportado», afirma Ruiz Escudero a LA RAZÓN. «Cometió el mismo error en el mes de marzo y ahora vuelve de manera reincidente a equivocarse», añade.

En opinión de Ruiz Escudero, la «estrategia» de Sánchez y sus socios «solo valora el número de contagios». «En Madrid hay muchos contagios porque existe mucha capacidad para diagnosticarlos. Lo que mide la pandemia es la capacidad asistencial, la respuesta tanto en atención primaria como en las camas de hospitalización. Eso jamás lo han valorado», explica.

Precisamente ayer, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, salió al quite de Simón y Sánchez y negó ningún «ensañamiento» con Madrid. Así, prefirió destacar la colaboración «fructífera» entre su Ministerio y las distintas Consejerías autonómicas, Madrid entre ellas. En esta línea, Illa recordó que su Gobierno también mostró «preocupación» a finales de julio por los rebrotes en varias comarcas de Aragón y eso no implicaba que hubiera ningún tipo de obcecación por dicha región.

«El ministro confunde lo que es una buena interlocución con lo que realmente es importante: la gestión coordinada», responde Ruiz Escudero. «Tras reportar los datos, recibimos siempre la crítica del director del CCAES. No hemos sentido nunca esa función de coordinación ni nos ha aportado nada extraordinario: ha fallado en dotarnos a las Comunidades de un marco legal para tomar decisiones, en aportar material en los momentos más críticos... Ha fallado en algo que es competencia de ellos: la Sanidad exterior para el control de fronteras. Hemos pedido insistentemente el control de Barajas y no hemos obtenido ningún tipo de respuesta», explica.

Así, Ruiz Escudero recalca que la región se ha convertido en el «objetivo del ataque del Gobierno de España para tapar su falta de liderazgo, coordinación y, lo que es más grave, su falta de conocimiento de cómo se ha comportado esta pandemia. Nos ha puesto su punto de mira de manera indecente».

Entonces, ¿en que estado se encuentra ahora la región? «Madrid tiene bastante controlada la situación», responde el consejero. Así, recuerda las 2.100 camas de UCI y de hospitalización ocupadas, lo que representa «un 15% de la capacidad máxima que tuvo la Comunidad en los días más duros de marzo y abril». Los contagios, además, «están distribuidos de manera homogénea por hospitales». De ahí que quiera «transmitir un mensaje de tranquilidad, porque la situación está controlada», insiste.

El aumento de contagios, afirma Ruiz Escudero, responde a un «incremento de la transmisibilidad, pero también a que nuestra capacidad diagnóstica ha aumentado de manera importante». Así, el consejero apunta de nuevo el caso del aeropuerto de Barajas, «cuya incidencia se ha minimizado», pero también «la movilidad de nuestros jóvenes tras el confinamiento» y la movilidad en líneas generales, «una de las grandes fortalezas de Madrid en lo que respecta a la mejora económica». Sin olvidar, también la alta densidad de población de la región.

Las críticas veladas del Gobierno central fueron respondidas ayer también por Isabel Díaz Ayuso. La presidenta «agradeció» su preocupación a Pedro Sánchez, para, en la misma frase, reclamarle un encuentro. «Aprovecho para volverle a pedir una reunión que no me ha concedido en doce meses», escribió Díaz Ayuso en su perfil de Twitter.

Por su parte, el vicepresidente madrileño, Ignacio Aguado, reprochó la «fijación» de Sánchez y su «interés por poner el foco en la Comunidad de Madrid». «Es una actitud un tanto hipócrita, porque si de verdad le preocupara la región, podría llamar a Díaz Ayuso para reunirse con ella. O preocuparse por los alumnos que tienen que empezar las clases y no plantear una estrategia una semana antes», aseguró Aguado.