Castilla y León supera en contagios a Madrid: ¿Se debería limitar el acceso de sus ciudadanos a la capital?

La región roza ya el suspenso en los tres criterios que fijó el Gobierno para justificar la declaración del estado de alarma en el territorio gobernado por Díaz Ayuso

Agentes de la Policía Municipal realizan un control de movilidad durante el primer día de confinamiento perimetral y medidas restrictivas en la ciudad de Salamanca que se extenderán por un periodo inicial de 14 días
Agentes de la Policía Municipal realizan un control de movilidad durante el primer día de confinamiento perimetral y medidas restrictivas en la ciudad de Salamanca que se extenderán por un periodo inicial de 14 díasManuel Ángel Laya Europa Press

En apenas dos semanas, las tornas han cambiado. Si la Comunidad de Madrid era observada con temor por los habitantes de las regiones limítrofes por la elevada incidencia de casos que acumulaba, ahora empieza a ocurrir al contrario. Castilla y León, por ejemplo, supera ya en contagios diagnosticados en los últimos 14 días a la capital. En concreto, según los datos del Ministerio de Sanidad, registra 486, muy cerca del umbral de 500 que estableció el Gobierno para justificar el estado de alarma en Madrid, mientras que en esta región la cifra ha descendido a 439. En casos diagnosticados en los últimos siete días sucede otro tanto. Castilla y León contabiliza 238, mientras que Madrid ha descendido hasta los 192. También figura peor Castilla y León en positividad de los test y en pruebas diagnósticas como la PCR. En total, alcanza un 17,4%, mientras que la Comunidad de Madrid presenta un 14,7%, después de que el Ministerio de Sanidad incluyera en la estadística los test de antígenos de respuesta rápida, disparados en la capital. En lo que se refiere a las unidades de cuidados intensivos (UCIS), el tercer criterio esgrimido por el departamento de Salvador Illa para justificar la declaración del estado de alarma en Madrid, Castilla y León también suspende. Sus UCIS superan una ocupación del 35% y ésta llega ya al 36,36%, tras contabilizar 152 enfermos en estado crítico en sus hospitales. En Madrid el porcentaje es apenas mayor, del 38,85%.