Sólo un 13% de los españoles aceptaría inmunizarse nada más llegar la vacuna

España, entre los países menos optimistas sobre la solución para la pandemia: la mayoría desconfía de la rapidez con la que se está desarrollando el producto y de sus posibles efectos secundarios

El 73% de los ciudadanos admite que si la vacuna contra la Covid-19 estuviera ya disponible se la pondría, un dato que desciende casi un punto con respecto a la misma pregunta realizada en agosto. En el caso de España, la intención de vacunarse en ese momento se reduce en 8 puntos, ya que sólo un 64% estaría dispuesto a ponérsela. En agosto, el porcentaje era de un 72%. Así lo revela una nueva oleada de la encuesta realizada por Ipsos junto al Foro Económico Mundial, divulgada tras conocerse el éxito de eficacia logrado por el producto inmunizador de Pfizer, del 90%, todavía en la fase III de los ensayos clínicos. El sondeo revela que España es el segundo país con menos intención de vacunarse en Europa, sólo por detrás de Francia (54%) y seguido muy de cerca por Italia (65%). Según informa Ipsos, los españoles no sólo no se vacunarían ahora, sino que serían también los que más tardarían en hacerlo una vez que la vacuna estuviera lista. Sólo el 13% lo haría de forma inmediata, frente a un 22% a nivel global. El 38% de los españoles se vacunaría tres meses después de la llegada de la vacuna, Sin embargo, la mayoría preferiría esperar más tiempo para vacunarse. Seis de cada diez lo haría en un plazo de un año. Sobre los motivos que llevan a tener reticencias hacia la vacuna, la rapidez de los ensayos clínicos sería la principal causa para el 48% de los españoles que afirma que no va a vacunarse, convirtiéndose así en el primer país mundial junto con Brasil más preocupado en este sentido. El segundo motivo para no vacunarse serían los posibles efectos adversos secundarios que podrían darse, razón que sitúa a España de nuevo entre los tres primeros países a nivel mundial más preocupados únicamente por detrás de Japón (62%) y China (46%). Con estos datos, España se posiciona como uno de los países menos receptivos a la hora de vacunarse y como uno de los mas pesimistas en cuanto a la llegada de esta posible solución. Mientras que sólo el 39% de la población global piensa que la vacuna no llegará hasta pasado un año o año y medio, más de la mitad de los españoles (53%) secunda esta afirmación. El 30% piensa que la vacuna podría estar disponible para mediados de 2021, y sólo un 9% está convencido de que aún hay opciones para que esté en el mercado a finales de 2020.