Sanidad rehúye sancionar a los que se “cuelan” en la vacunación

Aprueba un documento para vigilar «los atajos» y pide adoptar medidas correctivas. Pero deja en manos de los médicos decidir si poner la segunda dosis a los que hayan colado

Thumbnail

La recién estrenada en el cargo como ministra de Sanidad, Carolina Darias, volvió a reiterar ayer, tras la reunión del Consejo Interterritorial, el compromiso del Gobierno de inmunizar al 70% de la población en verano. Pero los retrasos en la llegada de las vacunas hacen tambalear tan arriesgada apuesta. La segunda remesa comprometida de 52.000 sueros de Moderna, que debería haber llegado el miércoles, se ha paralizado y Darias avanzó que no aterrizará en nuestro país hasta el domingo. En la Península se repartirá el lunes y en las islas el martes. Por otro lado, continúa la polémica con la sexta dosis que se puede extraer de los viales de Pfizer. Hasta que las comunidades han podido hacerse con las jeringuillas adecuadas para el aprovechamiento completo del frasco se han perdido inoculaciones, pero la ministra aseguró que ya se ha solucionado el problema: «Ya estamos contabilizando en todo el país seis dosis por vial. Así, en vez de tener 350.000 dosis cada semana, alcanzaremos las 422.000», aseguró.

Pese al optimismo de Sanidad, lo cierto es que las comunidades acusan falta de stock para poder cumplir con la estrategia de vacunación. Madrid anunció que suspenderá las inoculaciones esta semana y la que viene, Cataluña no se plantea avanzar hasta el lunes, Baleares aplaza la vacunación en los nuevos colectivos, Castilla y León alterará su plan para favorecer la puesta de segundas dosis a los ya vacunados en detrimento de los profesionales sanitarios. Ante este escenario, la nueva ministra quiso llamar a la calma.Aseguró que a partir de marzo «llegará un número importante de dosis», teniendo en cuenta, dijo, que la Comisión Europea ha firmado un portfolio con 6 laboratorios. El problema es que Sanidad ha fiado su estrategia a la llegada de unas vacunas que todavía no han sido aprobadas por la Comisión Europa. «Las vacunas de Moderna y Pfizer están llegando con regularidad salvo algún tema puntual. Las de Astrazeneca se incluirán próximamente al calendario. Tendremos 4,5 millones de dosis en el primer trimestre. Sabemos, además, que la vacuna de Janssen también se podría incorporar a partir del segundo. El escenario es que a partir de este segundo trimestre pueda llegar un número importante de dosis, con eso podremos cumplir el objetivo en verano». Lo que no comentó la ministra es que pueden aparecer escollos en el camino que podrían echar por tierra sus previsiones. Valga solo un ejemplo: Alemania desaconsejó ayer el uso de la vacuna de Astrazeneca para mayores de 65 años.

Sin medidas coercitivas

Tras destaparse que decenas de políticos y altos cargos se han vacunado saltándose el orden establecido, Sanidad ha aprobado un documento en el que insta a las comunidades a «extremar el seguimiento, análisis y control de la aplicación de la Estrategia de vacunación, adoptando las medidas preventivas y correctivas que resulten necesarias para garantizar que los procesos de vacunación se llevan a cabo de acuerdo con lo acordado en dicha Estrategia».

No obstante, Darias puntualizó que no se trata «de sancionar a nadie» si no de «corregir» las posibles desviaciones. «Las personas que se salten el protocolo deben contar con el rechazo social, pero deben primar los criterios médicos», advirtió. Se refería a la medida que aplicará la Comunidad Valenciana y Canarias de no administrar la segunda dosis a quienes se hayan puesto la vacuna de forma irregular.

A esta respecto, el director del CCAES, Fernando Simón, explicó que debe seguirse la ficha técnica de las vacunas. Y que las segundas dosis, tanto de Pfizer como de Moderna, deben suministrarse a los 21 días de la primera y nunca más tarde de los 41 porque se pierde su efecto potenciador con el que se logra la inmunidad total.