Erizos, conejos o gatos: ¿en qué animales podrían surgir los próximos coronavirus?

Un equipo de científicos sugiere que se ha subestimado la posibilidad de que nuevos coronavirus se generen en animales silvestres y domésticos

Animales como los erizos, los conejos o incluso el gato doméstico tendrían el potencial para albergar nuevas cepas de coronavirus
Animales como los erizos, los conejos o incluso el gato doméstico tendrían el potencial para albergar nuevas cepas de coronavirusHanna Knutsson.

Seguimos sin conocer el origen animal de la crisis de la pandemia de la covid-19, pero investigadores de la Universidad de Liverpool en Reino Unido ya apuntan a las especies en las que podrían surgir los próximos coronavirus.

Utilizando un modelo de aprendizaje automático, los científicos buscaron asociaciones entre 411 cepas de coronavirus y 876 especies de mamíferos que podrían ser huéspedes potenciales del virus.

El estudio, publicado en la revista Nature Communications y del que se hace eco el medio Daily Mail, sugiere que hay al menos 11 veces más asociaciones entre especies de mamíferos y cepas de coronavirus de las que se han observado hasta la fecha. Además, los investigadores estimaron que existen 40 veces más especies de mamíferos que pueden infectarse con un conjunto diverso de cepas de coronavirus de lo que se conocía anteriormente.

“La investigación demuestra que se ha subestimado el potencial de generar nuevos coronavirus en animales salvajes y domésticos”, defienden los investigadores.

Los nuevos coronavirus, señala el estudio, pueden surgir cuando dos cepas diferentes coinfectan a un animal, lo que hace que el material genético viral se recombine. “Nuestra comprensión de cuán susceptibles son los diferentes mamíferos a los diferentes coronavirus ha sido limitada, pero el estudio podría ofrecer información sobre dónde podría ocurrir esta recombinación viral”, explica Maya Wardeh, investigadora en el Instituto de Infecciones, Ciencias Veterinarias y Ecológicas de la universidad británica y autora principal del trabajo.

El modelo muestra que el nuevo coronavirus podría recombinarse con otros en especies donde ya se habían observado estos virus. Por ejemplo, predicen que especies como el murciélago grande de herradura o la civeta de palmera asiática podrían albergar 68 y 32 coronavirus diferentes, respectivamente. Junto a estos, destaca el pangolín, con 14 .

“Dado que los coronavirus con frecuencia experimentan recombinación cuando coinfectan un huésped, y que el SARS-CoV-2 es altamente infeccioso para los humanos, la amenaza más inmediata para la salud pública es la recombinación de otros coronavirus con el SARS-CoV-2”, señala Marcus Blagrove, codirector del estudio.

Al identificar los huéspedes en los que la recombinación del SARS-CoV-2 podría ocurrir, los científicos indicaron que podría haber 30 veces más especies de huéspedes de las que se sabe que podrían albergar nuevos coronavirus basados en este nuevo virus.

El trabajo destaca que el el SARS-CoV-2 podría recombinarse con otros coronavirus en el murciélago amarillo asiático menor (Scotophilus kuhlii) del que se predice un gran número de interacciones (48). Los resultados también implican al erizo (Erinaceus europaeus), al conejo europeo (Oryctolagus cuniculus) y al gato doméstico (Felis catus).

A ellos se une el chimpancé (Pan troglodytes) el mono verde africano (Chlorocebus aethiops), el dromedario (Camelus dromedaries) y el cerdo doméstico (Sus scrofa), que cuenta con el mayor número de asociaciones con otros coronavirus, según la predicción del modelo.