Alemania estudia, tras 9 muertes, inmunizar con AstraZeneca solo a las personas de más de 60 años

El país ha registrado 31 casos de trombosis en personas que recibieron esta vacuna

Personal sanitario inmuniza a un compañero en Brandeburgo (Alemania)
Personal sanitario inmuniza a un compañero en Brandeburgo (Alemania) FOTO: Sean Gallup / POOL EFE

Nuevo golpe para la vacuna de AstraZeneca. Dos estados federados alemanes, Berlín y Brandenburgo, y la ciudad de Múnich, en Baviera, anunciaron ayer que suspenden la vacunación con AstraZeneca para menores de 60 años, después de que se detectaran en el país 31 casos de trombosis en personas que recibieron esta vacuna, nueve de las cuales fallecieron. Una situación que llevó a Angela Merkel a reunirse de urgencia con su ministro de Sanidad, Jens Spahn, y con los responsables sanitarios de los 16 estados federados, para evaluar la administración de este fármaco.

Dilek Kalayci, responsable de Sanidad del gobierno regional de la capital alemana, justificó la decisión por la existencia de nuevos datos sobre efectos secundarios del preparado, tras conocerse que dos hospitales berlineses anunciaron la suspensión de AstraZeneca para mujeres de menos de 55 años. Entre esos centros hospitalarios, se encuentra la afamada Charité, donde dos tercios del personal se ha inmunizado con esta vacuna, y que en un comunicado anunció que se tomaba la decisión, a la espera de una evaluación del riesgo definitiva, tras detectarse “más trombos venosos cerebrales en Alemania”.

Asimismo, la Comisión Permanente para la Vacunación en Alemania recomendó ayer la administración de esta vacuna contra el coronavirus solo para los mayores de 60 años y ya está evaluando si sería posible una segunda dosis con la vacuna de BioNTech, para aquellos que hayan recibido la primera dosis de AstraZeneca. La recomendación se fundamenta en “datos existentes sobre efectos secundarios que son raros, pero graves”, comunicó este departamento, adscrito al Instituto Robert Koch de virología, competente en la materia en el país.

A principios de mes, una decena de países europeos suspendieron temporalmente la vacuna de la farmacéutica anglo-sueca, mientras se investigaban los trombos detectados, tras la administración del antígeno de AstraZeneca. Pero la Agencia Europea de Medicamentos evaluó los casos uno por uno y recomendó “seguir administrando” la vacuna. En su informe, consideró que los “beneficios” de la vacuna seguían superando “con creces a sus riesgos”, y que no se había podido concluir que los casos tromboembólicos estuvieran relacionados con la vacuna, cuando el número de eventos detectados en personas vacunadas era menor que el número observado en la población general.

No obstante, las autoridades sanitarias canadienses recomendaron suspender el uso de la vacuna de AstraZeneca para las personas menores de 55 años ante algunos casos de reacciones adversas en Europa y después de que alrededor de 500.000 dosis hayan sido administradas en el país. El Ministerio de Sanidad canadiense dijo que hasta el momento no se han registrado casos de trombosis aunque no obstante solicitará a los fabricantes de la vacuna que “realicen una valoración detallada de los beneficios y riesgos de la vacuna por edad y sexo en el contexto canadiense”. En este aspecto, señalaron que los datos proporcionados por las farmacéuticas “determinará si son necesarias acciones reguladoras adicionales”.

Hace dos semanas, a raíz de las informaciones sobre algunos efectos secundarios, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, afirmó en una rueda de prensa que la vacuna de AstraZeneca era “segura y efectiva” y encargó 1,5 millones de dosis de la de AstraZeneca procedente de Estados Unidos, donde las autoridades sanitarias todavía no han aprobado el uso de este medicamento para uso de emergencia.