Los obispos españoles pasan página a los indultos: los migrantes, primero

Tras las crisis de Canarias y Ceuta, los pastores reivindican “un sistema que normalice la migración legal y segura a largo plazo”

Miembros de la Cruz Roja atienden a un inmigrante interceptado por efectivos del Servicio Marítimo de la Guardia Civil que se encontraba en una embarcación a la deriva en las cercanías de la costa granadina. EFE / Alba Feixas.
Miembros de la Cruz Roja atienden a un inmigrante interceptado por efectivos del Servicio Marítimo de la Guardia Civil que se encontraba en una embarcación a la deriva en las cercanías de la costa granadina. EFE / Alba Feixas.ALBA FEIXASEFE

En la Conferencia Episcopal Española se da por cerrada la crisis mediática generada por la nota de los obispos catalanes que se refrendó en Madrid en torno a los indultos a los políticos vinculados al ‘procés’. Así se manifestó en la Comisión Ejecutiva celebrada esta semana y así se expresa también con los temas en agenda que tienen los pastores.

Hoy mismo los obispos de la Subcomisión Episcopal para las Migraciones y la Movilidad humana que preside el obispo de Vitoria, Juan Carlos Elizalde, ha hecho público el mensaje con motivo de Jornada mundial del migrante y del refugiado 2021 que se celebrará el 26 de septiembre bajo el lema “Hacia un nosotros cada vez más grande”.

Con la mirada puesta en las recientes crisis humanitarias de Canarias, Ceuta y Melilla, los pastores denuncia la existencia de “las fronteras del descarte y de los muros”. Frente a ello, propone un “nosotros” basado en el concepto de “fraternidad humana” acuñado por el Papa Francisco para configurar “una ética fuerte y una política migratoria eficaz en clave inclusiva”. En esta misma línea, denuncian “la seguridad encapsulada de una Europa en invierno demográfico, desde el baile de los juegos geopolíticos o los intereses partidistas” que lleva a “la instrumentalización del dolor y la pobreza”.

Desde ahí, los obispos reivindican “un sistema que normalice la migración legal y segura a largo plazo”, así como que se haga realidad el Pacto Global por las Migraciones. “No podemos dejar solos a los que toman las decisiones, ni a los gobernantes ni a quienes gestionan la crisis”, señalan, reclamando un mayor compromiso de los católico.Una vez más, llaman a la sociedad a conjugar los verbos que el Santo Padre propone en materia migratoria: acoger, proteger, promover e integrar.