La mitad de los jóvenes de 20 años tiene una dosis

La variante Delta ya supone el 77% de los casos y en muchas regiones más del 80%

Multitud de jóvenes reciben la vacuna contra el coronavirus en el pabellón municipal de Espartinas (Sevilla)
Multitud de jóvenes reciben la vacuna contra el coronavirus en el pabellón municipal de Espartinas (Sevilla)Raúl CaroEFE

Descartó ayer la ministra de Sanidad, Carolia Darias, imponer a nivel nacional la vacunación obligatoria porque «la gente acude masivamente». Y es cierto. Ya son 27 millones de personas las que han recibido la pauta completa contra la Covid, lo que representa al 57,5% de la población. Además, 32 millones han recibido al menos el primer pinchazo, es decir el 67,8% de los españoles. Ayer, se alcanzó el hito de llegar al 50% de los jóvenes de 20 a 29 años con al menos un pinchazo. Un objetivo importante que contribuirá a reducir la enorme transmisión en este grupo de edad. Según el último balance del Ministerio de Sanidad, la incidencia acumulada a 14 días en los jóvenes de 20 a 29 años es de 1.600 casos por cada 100.000 habitantes, la mayor tasa de todas las cohortes de edad.

Para alcanzar el objetivo que se propuso el Gobierno de Pedro Sanchez, el de tener al 70% de la población completamente vacunada antes de que termine agosto, faltan por inmunizar solo a tres millones de personas. Pero no es suficiente para alcanzar la inmunidad de grupo.

Con la expansión de la variante Delta, que ya supone el 77% de los casos en España –según recoge la nueva actualización de la situación epidemiológica del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES)– haría falta tener al menos, al 80% de la población con la pauta completa de vacunación. Eso supondría tener que vacunar a otros nueve millones más de personas.

Tercera dosis

Ante la expansión de esta variante y el aumento de contagios entre las personas que ya están vacunadas, los Médicos de Familia han advertido de la necesidad d einocular una tercera dosis cuanto antes.

El portavoz de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia, el doctor Lorenzo Armenteros, advirtió ayer que la subida de contagios de esta quinta ola «era previsible porque estas vacunas no tienen el carácter esterilizante que permitiría la posibilidad de no transmitir el virus, lo que evita es la progresión de la enfermedad», matizó.

«Sí que es cierto que la enfermedad no afecta de una manera tan grave pero puede llegar a afectar porque también se incrementaron los casos en las residencias de personas de más edad y personas frágiles que van a necesitar como mínimo un ingreso hospitalario y esperemos que las UCIs no se recarguen», avisó Armenteros. Dicho esto apuntó que «sí realmente es necesaria, que los estudios así lo demuestren y la evidencia lo demuestre, esa tercera dosis que se administre cuanto antes».

«Es necesario que la tercera dosis sirva para prevenir consecuencias posteriores y no vayamos detrás de los acontecimientos y se administre la tercera dosis una vez con los casos desorbitados», recomendó tras dar la voz de alerta sobre el aumento de sanitarios que están volviendo a contagiarse en esta quinta oleada de la pandemia.