El pasaporte Covid, obligatorio en Italia para los trabajadores

Los que no lo presenten desde el viernes podrán ser multados e incluso suspendidos

En la imagen, varias personas protestan contra el certificado covid en Génova (Italia)
En la imagen, varias personas protestan contra el certificado covid en Génova (Italia)LUCA ZENNAROEFE

El pasaporte Covid será obligatorio en todos los centros de trabajo de Italia a partir de este viernes. El primer ministro italiano, Mario Draghi, ha firmado un decreto con las directrices sobre la obligación de que el personal de las administraciones públicas muestre el certificado sanitario a partir del 15 de octubre en sus lugares de trabajo, una medida que también afectará a los empleados privados.

Esta medida, que contempla sanciones, multas e incluso la suspensión del salario para quienes no lo tengan, afectará a unos 23 millones de trabajadores italianos y fue aprobada el pasado mes de septiembre.

El certificado covid demuestra que alguien ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, ha pasado la enfermedad o se ha sometido a una prueba con resultado negativo en las horas previas a mostrarlo.

En el caso de la administración pública, se contempla la posibilidad de que en caso de producirse cinco días de ausencia injustificada por falta de este pase, el trabajador pueda ser suspendido del trabajo y de salario, mientras que también se le podrán aplicar sanciones que van desde los 600 a los 1.500 euros.

Los días que pasen hasta que justifique que lo tiene serán considerados como ausencia injustificada, incluidos los días festivos o no laborables, si bien el no tener el pasaporte sanitario no podrá ser en ningún caso motivo de despido. En el caso del sector privado, la suspensión será desde el primer día que no se presente el pase sanitario.

La medida estará en vigor al menos hasta final de este año. El control deberá ser diario y estará a cargo de una persona que la empresa identificará como responsable de esta gestión, que podrá leer los códigos QR con una aplicación informática, que ha sido desarrollada por los ministerios de Sanidad, Innovación y Economía, y en la que no se obtendrán datos del empleado o detalles sobre si el certificado se debe a la vacuna o a una prueba covid.

El certificado covid podrá ser requerido con antelación para la organización de turnos y evitar colas, pero no más de 48 horas antes.

Está prohibida la conservación del código QR por parte de las empresas o su uso para otros fines distintos al control diario para el acceso al trabajo.

Pero no solo es obligatorio para los trabajadores, es necesario para acceder a los medios de transporte, a una mesa en interiores de locales de restauración, para asistir a espectáculos o eventos deportivos y para acceder a museos y otras instalaciones culturales, entre otras actividades de ocio.

Mientras, en las últimas 24 horas las autoridades sanitarias italianas han confirmado casi 2.500 nuevos contagios, así como 49 fallecimientos a causa de la enfermedad, para un total de más de 4,7 millones de italianos contagiados y 131.000 muertes por Covid-19.

Protestas en las calles por su obligatoriedad

El pasado fin de semana, manifestantes en contra del pasaporte covid se enfrentaron a la Policía en Roma en una marcha no autorizada que derivó en graves disturbios y en el asalto a la sede del principal sindicato italiano. Las protestas también se produjeron en otras ciudades italianas. Al menos tres personas fueron detenidas en los disturbios en Roma, donde hubo lanzamiento de objetos contra la Policía, que respondió con bombas de humo y granadas aturdidoras.

Los hechos fueron criticados por los principales representantes políticos, y el primer ministro, Mario Draghi, condenó los actos violentos.