Sociedad

Adelgazar bebiendo cerveza, la nueva dieta de moda para perder cinco kilos en un mes

La bebida de cebada ofrece beneficios al organismo e, incluso, puede ayudar a prevenir el Alzheimer

Fotografía de personas tomando cerveza en un bar.
Fotografía de personas tomando cerveza en un bar.Rodrigo SuraEFE

Se acaba el verano y con el las cervezas frías en una terraza. Aun así, no se acaba esta bebida tan querida por mucha gente que está presente en casi todas las reuniones sociales. Sin alcohol, afrutada o triple malta entre otras, muchas han aparecido en los últimos años para lanzar, aún más, el mercado.

La cerveza cuenta con muchos amantes alrededor del mundo y nuestro país no es una excepción. Además, en los últimos han aparecido varios estudios que han intentado investigar los beneficios de esta, llegando incluso a compararla con el vino.

Aunque en España la caña de cerveza sea junto al vino la bebida más conocida, nuestro país se encuentra muy lejos de los estados con mayor consumo por habitante de Europa. Países como República Checa consumen más de 100 litros al año de este tipo de bebida mientras en España rebasa por poco los 50 anuales. Aún así, nuestro país no ha estado exento de ver como nacían empresas artesanas que buscan innovar en el mercado.

Propiedades de la cerveza

Tres ingredientes como pilares, agua, cebada y lúpulo forman la parte principal de esta bebida que tanto gusta. Bajo esta premisa, el brebaje ofrece algunos beneficios que se han podido descubrir en los últimos años y que, en ocasiones, pueden sorprender.

La cerveza es nutritiva, contando con gran presencia de vitamina B que contiene minerales como el magnesio, el calcio y el ácido fólico. Gracias al potasio, además, tiene una gran función diurética lo que ayuda a eliminar toxinas del cuerpo. Incluso, gracias a la fibra betaglucano, puede conseguir reducir algunos niveles de colesterol.

El silicio, otro de los nutrientes que contiene la bebida, cuenta con propiedades a la hora de ayudar a tener los huesos mas sanos, incluso, favoreciendo la densidad ósea. En este campo, además, la cerveza podría evitar la pérdida del hueso según algunas investigaciones.

En mujeres, especialmente, el brebaje puede ayudar al sistema inmunitario reportando una mejor respuesta inmune del organismo. Esto será siempre que se beba de forma moderada y con control.

Otro de los beneficios los encontramos en la prevención del Alzheimer. Según la Sociedad Española de Hipertensión, algunos minerales de la cerveza, como el silicio, el fósforo o el magnesio podrían ayudar a reducir los riesgos de padecer algunas enfermedades neurodegenerativas.

Dieta de la Cerveza

A lo largo de la última década han aparecido varias dietas llamadas “milagro” y que vendían por sus creadores adelgazar en un breve espacio tiempo. En esta ocasión, la dieta de la cerveza no promete tanto como las otras aparecidas aunque si destaca perder 5 kilos en el primer mes.

Esta dieta consiste en beber medio litro de cerveza al día repartidos en un par de tomas. Se suele recomendar por sus creadores que se haga a mediodía y noche, estando la bebida muy fría. La temperatura recomendada de hecho es de cero grados centígrados.

Con esta premisa, la dieta nos asegura que se pueden perder hasta cinco kilos en un mes pero cuenta con una premisa básica. Aunque los creadores ofrecen esta pérdida de peso, destacan que se debe cumplir una vida saludable y variada para que se pueda cumplir la promesa.

La cerveza es considerada una de las bebidas alcohólicas menos calóricas de las que se suelen consumir habitualmente. Un tercio de 33 mililitros contiene unas 150 calorías, 70 si se toma sin alcohol. Esto, según los creadores puede favorecer la perdida de peso y conseguir el objetivo.

Aunque esta nueva dieta ha conseguido ponerse de moda, muchos nutricionistas y especialistas son reticentes al consumo de alcohol. La bebida, como se ha comentado con anterioridad, cuenta con múltiples beneficios para el organismo aunque que contenga alcohol también tiene otros tantos inconvenientes.

Además, los especialistas destacan que lo importante es el balance energético negativo, es decir, consumir menos calorías de las que se gastan, algo que se puede dar bebiendo alcohol con moderación y control.