¿Naranja, manzana, granada? Los siete zumos de fruta más saludables

¿Qué propiedades tienen las frutas exprimidas? ¿Cuáles tienen más azúcar y cuáles más nutrientes? Una descripción de siete frutas y sus propiedades más sobresalientes

El zumo de granada rico en vitamina K, que ayuda a la coagulación de la sangre, la salud del corazón y el desarrollo de los huesos.
El zumo de granada rico en vitamina K, que ayuda a la coagulación de la sangre, la salud del corazón y el desarrollo de los huesos.

Los zumos de fruta se consume en todo el mundo, pero su popularidad está acompañada de cierta controversia. De la misma manera que existe debate sobre si es más saludable el vino o la cerveza, también lo hay sobre los zumos. Hay quienes advierten sobre el alto contenido en azúcar de los exprimidos de frutas, mientras que otros defienden su elevada presencia de nutrientes. Este artículo describe los ocho zumos más saludables y analiza si son, o no, una opción saludable en general.

1. Zumo de arándanos

Este zumo es conocido por su capacidad para proteger contra las infecciones del tracto urinario. Una investigación reciente concluyó que beber zumo de arándano reduce el riesgo de contraer una infección urinaria en un 32,5%. Este zumo también es rico en antioxidantes -que incluyen antocianinas, flavonoles, procianidinas- y vitaminas C y E, que pueden ayudar a proteger sus células del daño causado por los radicales libres.

2. Zumo de tomate

Aunque muchas personas caen en el error de considerar el tomate una hortaliza debido a sus usos culinarios, es biológicamente una fruta. Se trata de un zumo particularmente rico en vitamina C, un potente antioxidante que apoya la absorción de hierro y promueve la salud de la piel y el sistema inmunológico (6, 7, 8).

También es una buena fuente de licopeno, un carotenoide y antioxidante que le da a los tomates su color rojo. De hecho, se informa que el 80% del licopeno de la dieta proviene del jugo de tomate, la salsa para espaguetis o la salsa para pizza (9). El licopeno puede reducir su riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

Sin embargo, el zumo de tomate puede tener un alto contenido de sal, un mineral que puede aumentar la presión arterial cuando se consume en exceso.

3. Zumo de remolacha

Este zumo ha ganado popularidad en los últimos años debido a sus beneficios para la salud. Es relativamente bajo en azúcar, ya que la mayoría de las verduras son naturalmente más bajas en azúcar que las frutas.

La remolacha es una gran fuente de betalaínas, que son pigmentos que le dan a la verdura su color rojo intenso, las cuales actúan como potentes antioxidantes, lo que potencialmente reduce el riesgo de enfermedad cardíaca, inflamación y ciertos tipos de cáncer (colon, estómago, pulmón, pecho, próstata y testicular).

El jugo de remolacha también es rico en nitratos inorgánicos, que se ha demostrado que aumentan el rendimiento deportivo y disminuyen la presión arterial y el riesgo de enfermedades cardíacas.

4. El zumo de manzana

Es uno de los más populares y constituye es una fuente moderada de potasio, un mineral que actúa como electrolito y es importante para la señalización nerviosa y la salud del corazón.

Es bajo en vitamina C y, en cambio, posee un alto contenido de compuestos antioxidantes, que ayudan a neutralizar el deterioro de las células.

5. El zumo de ciruela

El zumo de ciruela tiene un alto contenido de vitamina B, que desempeña un papel en el metabolismo, la producción de ADN y glóbulos rojos, y la salud de la piel y los ojos.

Además, se usa ampliamente como remedio para el estreñimiento, especialmente en poblaciones mayores. Su contenido de fibra parece ayudar a suavizar las heces y actúa como un laxante suave. También es una buena fuente de antioxidantes, como vitamina C y compuestos fenólicos. Aunque el zumo de ciruela pasa es una fuente natural de azúcar, es mejor limitar su consumo a un vaso pequeño por día o diluirlo con agua.

6. El zumo de granada

El zumo de granada ha ganado popularidad en los últimos años debido a sus beneficios nutricionales. Es rico en vitamina K, que ayuda a la coagulación de la sangre, la salud del corazón y el desarrollo de los huesos.

También tiene un alto contenido de antocianina antioxidante, que le da a las granadas su característico color rojo oscuro.

7. El zumo de naranja

Alimento básico en el desayuno clásico en todo el mundo y es bien conocido por sus propiedades nutricionales. Se trata de una fuente importante de vitamina C, un antioxidante esencial para la salud de la piel y la absorción de hierro. Sus compuestos antioxidantes ayudan a combatir el deterioro de las células.

Un estudio en 30 personas concluyó que beber zumo de naranja después de una comida rica en grasas y carbohidratos conducía a niveles de inflamación significativamente más bajos, en comparación con beber agua o agua con glucosa. Los investigadores atribuyeron esto a los antioxidantes en el zumo de naranja.