Estas son las cinco faltas de ortografía más comunes en español

Escribir correctamente es prácticamente una odisea con los nuevos dispositivos y la inmediatez actual

Los cambios en la forma de comunicarnos han provocado que muchos, con ansias de ganar tiempo, introduzcan modificaciones en la escritura. Los mensajes de texto, a principios de siglo, fueron los primeros en mostrar estos cambios y generar más de una disputa.

Suprimir letras o utilizar algunas para que el sonido ya reflejase el mensaje son solo dos de los ejemplos que hemos podido vivir en los últimos años. Pero la cosa no quedó ahí, la llegada de la mensajería instantánea y el auge de las redes sociales, además, aumentaron exponencialmente estos cambios.

En muchas ocasiones, estos se tratan de faltas de ortografía que producen a los más puritanos dolores inexplicables en lo más profundo de su ser. Aún así, aquellos que las llevan a cabo no lo hacen por placer y, a veces, simplemente es la manera de comunicarse.

Hoy, 27 de octubre se celebra el Día Internacional de la Corrección, también llamado Día del Corrector de Textos. Por este motivo a continuación puede consultar las faltas de ortografía más comunes en nuestro idioma y, así, poder evitar realizarlas en el futuro.

  • Yendo y llendo”: Por mucho que estas dos palabras suenen igual, la segunda opción no existe en español. Cuando se escribe con “Y”, hacemos referencia al gerundio del verbo “ir”, la única manera correcta de escribir esta palabra.
  • Haya”, “halla” y “aya”: Otro caso de palabras que suenan igual pero que una sola letra puede alterarlas completamente. La primera opción se utiliza para hacer referencia a un árbol o la primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo haber. La segunda, en cambio, la redactamos para hacer referencia al verbo “hallar” mientras que la última por su parte, solamente cuando hablamos de una mujer encargada de cuidar niños.
  • “Haber” o “a ver”: Si no hacemos la pausa y prestamos atención, puede parecer que suena igual, pero no se escribe así. El primero se utiliza como verbo auxiliar o sustantivo para hacer referencia a un conjunto de bienes.
  • “Hecho” y “echo”: Otras dos opciones que vuelven a sonar igual pero que suponen una falta de ortografía grave. La primera opción nos indica haber realizado alguna cosa o un acto mientras que la segunda nos expone el expulsar o echar algo o alguien.
  • Ahí”, “hay” y “ay”: Si redactamos “hay” queremos referirnos a una de las formas verbales de”haber”, pero si quitamos la “h”, estaremos haciendo uso de la interjección que hace referencia al dolor. Por último, la palabra “ahí” se refiere a un adverbio de lugar a diferencia de las anteriores.

Vistos los errores más comunes, a continuación y para celebrar el día internacional mencionado anteriormente, exponemos los dos mejores correctores online.

Prácticamente todo el mundo escribe en un ordenador hoy en día y, cuando debemos redactar algo de forma formal buscamos la máxima excelencia. Por ese mismo motivo, muchos correctores han aparecido en los últimos años y existen algunos realmente fiables.

El primero de las dos recomendaciones se llama “MyStyus”. Este corrector en línea permite corregir la ortografía, gramática e, incluso, el estilo de redacción de los textos. Destaca por su gran facilidad de uso y ofrece distintas posibilidades de corrección.

Además, el corrector permite detectar palabras con prefijo, frases demasiado largas, o nombres propios entre otros. Incluso, ofrece redundancias, errores de espaciado y signos de porcentaje sin espacio que, junto a otras opciones ofrece un amplio abanico de operaciones.

La segunda opción utiliza un nombre sencillo para no equivocarnos en la búsqueda “CorrectorOrtográfico”. Este, permite revisar la ortografía de los textos de manera rápida y efectiva cuando introducimos un texto.

Esta aplicación trabaja on-line y su principal ventaja es que está preparada para ayudar en 11 idiomas distintos. Pero, además, está capacitada para poder corregir textos en danés, inglés, catalán, alemán, francés, italiano, polaco, holandés, portugués y sueco.