Qué animales no se pueden tener como mascota en España

En caso de escaparse o de ser abandonado, un animal de una especie considerada invasora, podría alterar el hábitat de las especies locales

En España se empezaron a ver cerdos vietnamitas como mascotas en 2012. Foto: DREAMSTIME
En España se empezaron a ver cerdos vietnamitas como mascotas en 2012. Foto: DREAMSTIME

En el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras se considera dentro de esta categoría a cualquier ser vivo (no solo animal) “que se introduce o establece en un ecosistema o hábitat natural o seminatural y que es un agente de cambio y amenaza para la diversidad biológica nativa, ya sea por su comportamiento invasor, o por el riesgo de contaminación genética”.

En caso de escaparse o de ser abandonado, un animal de una especie considerada invasora, podría alterar el hábitat de las especies locales, compitiendo con ellas por recursos escasos y reproduciéndose de forma descontrolada... rompiéndose así el equilibrio medioambiental. Por ese motivo, el comercio con estos animales quedó terminantemente prohibido desde el 31 de marzo de 2019, fecha en la que fue aprobado el Real Decreto que puso en marcha esta medida.

Si ya tienes algún ejemplar de una de estas especies invasoras en tu hogar, a partir del primero de enero del año 2022, será obligatorio ponerlo en conocimiento de la autoridad medioambiental correspondiente de tu Comunidad Autónoma o en el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico; que lo inscribirán en un registro especial.

En nuestro país, las más comunes entre las especies consideradas invasoras son:

Las cotorras argentinas:

Desde el año 2015, hemos visto como esta especie ha ido ganando más y más terreno en nuestro país, lo que supone una amenaza de primer orden para nuestros gorriones y palomas. Es un problema especialmente grave en Madrid, donde esta especie ha crecido en un 85% en solo 6 años. Según la Sociedad Española de Ornitología, solo en la capital hay en torno a 13.000 ejemplares de la cotorra argentina.

Esta especie ha ido ganando más y más terreno en nuestro país. Algo que afecta, no solo a las aves locales, sino también a la flora, porque sus nidos pueden llegar a pesar hasta 200 kilos
Esta especie ha ido ganando más y más terreno en nuestro país. Algo que afecta, no solo a las aves locales, sino también a la flora, porque sus nidos pueden llegar a pesar hasta 200 kilos

Mapaches

Es posible que la imagen de estos animales despierten cierta ternura; pero los mapaches son mamíferos carnívoros que pueden desarrollar una agresividad inusitada. Además son muy inteligentes, resilientes como pocos a los climas extremos y a la desnutrición... y por si fuera poco, se reproducen a una velocidad considerable.

Con una fauna como la que tenemos en España, donde no quedan demasiados depredadores capaces de controlar la población de mapaches; estos automáticamente se sitúan en lo alto de la cadena alimenticia, lo que puede suponer un peligro muy real para muchos animales.

Y no es una amenaza demasiado lejana. Solo en el año 2018, se capturaron en Madrid más de 800 ejemplares de esta especie.

Las primeras parejas de mapaches se detectaron en Rivas en 2003
Las primeras parejas de mapaches se detectaron en Rivas en 2003

Agapornis

El caso de los agapornis es especial; porque no se prohíbe su comercialización debido a que este animal suponga una amenaza para las aves locales; sino porque es una especie en peligro de extinción en sus lugares de origen; que son -esencialmente- Malawi, Mozambique, Zambia, Zimbabue y Tanzania.

No se prohíbe la comercialización del agapornis debido a que este animal suponga una amenaza para las aves locales; sino porque es una especie en peligro de extinción Fuente: Flickr
No se prohíbe la comercialización del agapornis debido a que este animal suponga una amenaza para las aves locales; sino porque es una especie en peligro de extinción Fuente: Flickr FOTO: La Razón (Custom Credit)

Hace unos años, estuvo muy de moda adquirir estos animalillos como mascota. Lo que empezó a fomentar la caza furtiva de las razas puras en libertad, así como el mestizaje de diferentes familias de agaporni, lo que ha puesto en alerta la supervivencia de su acervo genético.

Cerdos Vietnamitas

Cerdos vietnamitas incautados por la Policía de Madrid
Cerdos vietnamitas incautados por la Policía de Madrid

La moda de los cerditos vietnamitas no duró mucho, pero fue intensa. Y muchos de aquellos cerditos diminutos fueron abandonados o se escaparon por sus propios medios. Lo que ha provocado que ahora hayan prosperado muchas piaras silvestres en más de 40 localidades de nuestro país. Incluso hay una nueva especie de puerco llamada “cerdolí, que es la mezcla entre un jabalí y un cerdo vietnamita.