Silvia Congost: “El narcisista primero muestra su mejor versión y luego comienza a destruir tu autoestima”

En “Personas tóxicas” cuenta cómo identificarlos, qué víctimas escogen y cómo protegerse de esas personas. Además, desvela los maltratos psicólogicos que se encuentran en el conocido como “ghosting”, “caspering” o “breadcrumbing”, entre otros

La psicóloga experta en autoestima, dependencia emocional y conflictos de pareja, Silvia Congost, autora del libro "Personas tóxicas"
La psicóloga experta en autoestima, dependencia emocional y conflictos de pareja, Silvia Congost, autora del libro "Personas tóxicas" FOTO: ELISABET SERRA elisabethserrastudio@gmail.com

La psicóloga experta en relaciones y dependencia emocional publica Personas tóxicas (Zenith) donde explica cómo identificarlas y qué hacer para liberarse de ellas. Se calcula que casi el 20% de la población sufre un trastorno de personalidad narcisista, aunque subraya que es más común en hombres (70%) que en mujeres, pero también se da. Asegura que las personas tóxicas existen, que “intoxican, invalidan, empequeñecen y destruyen” y que pueden estar en cualquier área de nuestras vidas. “Cuando se vive con un narcisista encubierto, poco a poco, te vas programando para no confiar en ti”. Eso sí, no confundir a los narcisistas con el mito de Narciso, el hijo de Cefiso -dios del río en la mitología griega- y de Liriope quien, incapaz de ver la belleza de nada más, ni de otras personas, ni siquiera de la naturaleza que le rodeaba, y sin poder resistir a su propia belleza, finalmente, se tiró al agua y murió ahogado.

  • Dice que, por lo general, un narcisista suele empujar a su pareja para que ésta le deje y pronto ya tiene otra. ¿Es una conducta habitual?

Hay algunos que no quieren que les dejen, lo evitan y montan el numerito, se hacen la víctima y te hacen creer que están arrepentidos para luego volverte a atrapar. También están los que están buscándo que se les deje y crean confictos o situaciones para que lo percibas. En cualquier caso, lo que nunca hacen es quedarse sin nadie; porque son perfiles que siempre necesitan tener a una víctima a quien humillar, a quien hundir: por su inseguridad. Es su forma de sentirse que están por encima. Así, sienten que hay alguien que les necesitan. Como buscan eso, siempre tendrán una víctima en sus redes.

  • ¿Quién es más víctima, la persona dejada o la pareja actual?

Las dos. Porque a la que dejan, realmente ya no es una víctima, sino que le ha tocado la lotería porque ya está fuera de esa relación. Y, la nueva, será una víctima dentro de poco, cuando empiece a vivir las consecuencias de estar a su lado, con todo lo destructivo que implica estar al lado de una persona así y, cuando tenga que salir y no pueda, si es que lo ve... Porque hasta que uno no toma conciencia de que tienes que salir de ahí, hay toda una fase en la que tienes medio normalizado todo lo que te pasa. Cuando uno despierta, ha dejado pasar un montón de cosas que piensas: “¿Pero cómo no he visto esto? ¿Cómo no se me han encendido las alarmas?” Pero eso no va ni con el nivel de inteligencia, ni el nivel cultural, ni educacional; porque eso le puede pasar a cualquier persona. A veces, una víctima de un perfil así puede caer en el “soy idiota”, “he sido tonta”, “cómo no pude verlo...”

  • ¿Por qué pasan del cuento de hadas a la humillación?

Porque si vinieran ya mutados les sería mucho más difícil que compraras su historia. Por ello, intentan seducirte primero mostrando su mejor versión, regalándote los oídos, te dicen cosas preciosas, te regalan cosas y piensas eso de: “¡Qué suerte he tenido de encontrar a alguien así!” Cuando ya te has creído ese papel, entonces es cuando empiezan con su manera de funcionar que es la de destruirte.

  • ¿Los narcisistas vuelven después de haber devastado una relación?

No. Cuando han acabado la relación, y ya tienen a otra persona, no suelen volver. Puede haber casos, pero es raro. Yo veo muchos casos con hijos en común y luego ves como empieza la pesadilla de ponerte los hijos en contra, de tratar de hacerte daño a través de los hijos, de contar calumnias y mentiras sobre ti. Es cuando empieza el otro calvario. Volver, volver, no suelen volver esos perfiles. Puede haber casos que sí, pero no suele ser lo habitual.

  • ¿Cómo se comen la autoestima?

¿Como te la destruyen? Pues por ejemplo con comentarios despectivos. A veces son cosas muy sutiles tipo “déjame que lo haga yo que tú seguro que te vas a equivocar con la despistada que eres” y entonces la persona empieza a pensar que lo hace mal. Si eso pasa una vez, lo hace otra: “Ya te organizo yo el dinero” o “eres muy vaga”. A veces, pueden ser cosas tontas como elegir lo que vas a comer en un restaurante o la ropa que te vas a comprar o la decisión que tienes que tomar... Y entonces, vas sintiendo que les necesitas; porque si no lo mismo te vas a equivocar. Te crees que ellos lo saben todo mejor que tú y que quieren tu bien.

Otras veces te humillan delante de los demás, se ríen de ti, te menosprecian, te ningunean, te insultan directamente. Lo harán de forma muy sutil y encubierta, a través de miradas, reacciones, gestos y comentarios. Empiezas a sentir que, independientemente de lo que hagas, de lo que te esfuerces, de lo que te entregues, jamás serás suficiente para esa persona.

También tiene una característica y es que a veces es frecuente que te vayan aislando de tus seres queridos. ¿Y cómo lo hacen? Pues hablando mal de ellos en plan: “Todas tus amigas son unas busconas” o critican a tu padre o madre, o te dicen: “A tu madre ya se ve que no le caigo, porque mira lo que me ha dicho”. Entonces, cuando tú quieres quedar con esas amigas no sabes cómo decírselo, porque no quieres tener una bronca por lo que, para evitar esa bronca, no quedas y lo que hacen es que te van aislando y te vas destruyendo.

Silvia Congost. Psicóloga experta en dependencia emocional
Silvia Congost. Psicóloga experta en dependencia emocional FOTO: Freelance Freelance
  • ¿El narcisista sabe que lo es? ¿Hay grados de narcisismo?

El narcisista no sabe que lo es. Y hay distintos tipos, grados no, porque si tienes el trastorno, lo tienes. Puede haber personas con rasgos y características narcisistas, pero no lo saben.

  • ¿Y pueden cambiar?

Esa es la gran pregunta. Como no saben que lo son, nunca pueden cambiar, no lo ven y no son conscientes, no piden ayuda, están por encima del bien y del mal, los demás son tontos, están por debajo de ellos... No tienen esa capacidad de autoanalizarse.

  • ¿Cómo se combate a un narcisista? Dice que de los tóxicos hay que huir. ¿Y si no quieres huir o no puedes?

Si eso ocurre es que se tiene un problema grave, porque tienes seguramente un problema de dependencia y, en el fondo, tienes la esperanza de que esa relación algún día funcione. Con lo cual, te estás autoengañando, pero de una manera muy salvaje y muy grave, y hay que pedir ayuda para quitarse esas gafas y ver la realidad tal y como es. Es como el que tiene una intolerancia a las nueces y quiere seguir comiéndolas, pues acabará en el hospital. Estar al lado de un perfil así, quieras o no, acabará destruyendo a la persona que está a su lado y eso va en contra del instinto de supervivencia.

  • ¿Destruye a todas las parejas? ¿Consigue entablar relaciones duraderas?

Durarle, le puede durar muchos años: te anulan y, si esa persona no se da cuenta de que tiene que salir de ahí, son esos casos en los que desde fuera te dicen: “Pobre chica, está muy desmejorada, qué le habrá pasado, parece que tenga diez años más”. Esa persona pierde peso o coge mucho peso, ya no se cuida... Sin embargo, si te has documentado, conoces a alguien porque ya lo has tenido cerca, consigues detectarlo... Te conviertes en una persona que no les cae bien y con la que no quieren estar.

  • ¿Cuáles son esos perfiles que les hacen vulnerables, su kryptonita?

Suelen ser esas personas que tienen personalidad que les plantan cara, que les dicen las cosas que nadie se atreve a decirles, que les retan. Y a esas personas las odian, las detestan, no pueden soportarlas y es por eso que, con una persona así, no podrían tener nunca una relación. Por eso se alejan.

  • Las personas que pasaron por la tormenta de un narcisista, ¿cómo se recuperan?

Primero tienen que dejar de “consumir”, es decir; se recuperan cuando se apartan, cuando hacen contacto cero y ya no tienen que estar lidiando con ellas. Por eso, cuando hay hijos de por medio, también, es más difícil. Después de apartarse, tienen que hacer un proceso de reconstrucción. Has sufrido tanto cuando has estado ahí, te has desconectado tanto de ti, que hay que volver a construirse.

Aparte, está el sentimiento de culpa, el porqué me he permitido esto, el “y cómo he podido llegar hasta aquí”. Llegan incluso a sentir vergüenza de sí mismo por todo lo que ha permitido y dónde has llegado con todo esto. Son heridas que se tienen que ir sanando, poco a poco, con mucho cariño y compasión. También autocompasión, entendiendo que nadie nos educó para detectarlo. Yo intento animar mucho a conectar con la gratitud, a decir: “Gracias porque ya no estoy ahí”. No quedarse en el “aún estoy mal”, si no en el: “Mira lo bien que estoy comparado a cómo estaba”, y aquí hay que seguir.

  • ¿Deja daños colaterales?

Sí, nos puede conectar y dejar ciertos miedos que comparten muchas personas que han vivido algo así como el no querer volver a enamorarse. Es así porque piensas: “¿Y si me vuelve a engañar? ¿Y si no lo veo?” Pero, cuando una persona sale de una historia tan dura como ésta, y hace el proceso necesario para reconstruirse, y logra entender qué ha sido, se ha documentado, se ha formado... Es imposible que te vuelva a pasar, porque siempre lo verás y, a la mínima que veas el mínimo atisbo, sales corriendo de ahí, sin mirar atrás.

  • ¿Cuánto de maldad tiene un narcisista? Porque si no sabe que lo es...

No creo en la maldad per sé del ser humano. Yo creo que el ser humano es bueno, pero este perfil tiene un trastorno que está dañado, y es incapaz de conectar con la compasión por lo que se comporta de una manera dañina y tóxica y crea daños en los demás, pero no es que haya maldad en uno porque sí.

  • Dice que no tienen compasión. ¿Tienen sentimiento de culpa?

Que va... Lo mucho que pueden hacer es intentar actuar como si se sintieran culpables. Son grandes actores y actrices también y, si quieren conseguir algo, lo explotarán e incluso pueden ponerse a llorar, pero es puro teatro...

  • ¿El narciso aprende esas conductas de la infancia? ¿Son conductas tóxicas imitadas de nuestros padres?

Creo que más que ser una conducta que copiamos de otra persona, es por haber vivido en un entorno y en unas circunstancias en las que ha habido unas vivencias o carencias importantes que les creó un daño.

Por ejemplo: suelen ser personas que crecen en un entorno donde ven maltrato, donde ven que entre sus padres no hay amor y se gritan todo el tiempo, se desprecian, se tratan mal, no les dan afecto, a veces les han humillado a ellos de pequeños, les han hecho posicionarse en contra del otro padre... Son cosas que el niño no las puede gestionar y eso crea traumas en ellos que hacen que desarrollen esa personalidad dañada.

  • ¿Y se les puede ayudar?

No. Es triste, pero no les puedes ayudar, porque no pueden ser de otra manera, no les puedes cambiar porque no tienen conciencia. Son personas que creen ser poseedores de la verdad total y, lo que ellos ven, es lo único que hay y no tienen la capacidad de ponerse en tu lugar, de entender lo que estás diciendo y de, a partir de ahí, sentir la necesidad y las ganas de hacer un cambio. Son “perfectos” y las cosas son solamente como las ven ellos.

  • O sea, un narcisista, si lee el libro, ¿no se dará por aludido?

¡Qué va! Dirá: “¿Quién es esta charlatana?”

  • Habla en el libro de los nuevos micro maltratos psicológicos...

Sí, son formas de tratar a los demás que implican maltrato psicológico porque con ello, hacen que la otra persona se cree expectativas, tenga ilusiones, te espere para tener algo contigo y tú no tienes ni la más mínima intención de tener nada de todo eso... Ahí se enmarca el ghosting, el caspering, luz de gas, el hoovering, gushioning, breadcrumbing... Y, al final, la otra persona va a acabar sufriendo. Explico todas ellas en el libro.

  • ¿Y qué se hace con un familiar tóxico?

Cuando es un familiar como una madre o un padre, no es tan claro como con una pareja que te dices: “Bueno pues corto, me voy y contacto cero”. Cuando es, por ejemplo, un padre o una madre, porque te maltrata o es una persona que no sabe dar cariño, que te ha insultado, te ha faltado al respeto, te has desaprobado mucho o nunca haces nada suficientemente bien y este tipo de cosas... Lo importante es entender de dónde viene esa madre, qué es lo que ha vivido en su infancia, el porqué es así - porque normalmente uno no nace así, a no ser que tengas una deficiencia mental o lo que sea, pero es porque has vivido en un entorno probablemente en el que te han tratado así; has vivido circunstancias que te han llevado a ser así, y has sufrido mucho como niña. Entonces, eso te ayuda a conectar con la compasión, y ésta es lo que te hace empatizar con lo que ha sufrido la otra persona y entender que no va hacia ti, y que no es culpa suya. Eso te lleva a verla como una persona que está dañada y, a partir de verla así, entender que no va a cambiar y que, por mucho que intentes hacerle ver que tiene que actuar de otra forma, no va a entenderlo.

Es uno mismo quien tiene que tomar distancia. No es que nos odien, ni que no nos quieran; porque a su manera seguramente nos quieren, pero puede ser perfectamente que tú no te sientas querido por esa persona.

  • ¿Hay amores de familia que matan?

Las madres, los padres pueden querer mucho, pero puede que no sepan hacerlo bien y te estén matando de alguna manera. Yo no creo que el amor mate en ninguna de sus formas y en ninguno de los casos sino, todo lo contrario; el amor yo lo entiendo como algo muy bonito, bueno, positivo que nos hace crecer...

La sobreprotección, por ejemplo, es muy dañina porque te invalida y te ahoga en el sentido de que te impiden a ti equivocarte para demostrarte a ti mismo que eres capaz y que no los necesitas. Lo importante es saber que la madre está ahí, pero que te deje espacio para que tú experimentes y te equivoques por ti mismo. Hacen que el hijo coja muchos miedos, que tenga angustia y que no se pueda desprender, a veces, incluso de esa madre de la que siempre dependa.

  • ¿Y si lo tóxico está en el trabajo?

Lo primero, yo creo que es importante buscar algún aliado. Si ha pasado algo con tu jefe, intentar hablarlo con algún compañero de trabajo para saber si solo es contigo o pasa con alguien más. Cuando te sientes que hay otras personas que están igual que tú, eso te hace sentir reconfortado y que no estás solo ante esa situación adversa. Si no, yo soy partidaria de intentar cambiar la situación.