Manipulación genética: científicos crean por error unos hámsteres hiperagresivos

Los roedores fueron fotografiados inmovilizándose, mordiéndose y persiguiéndose unos a otros

Científicos crean por error hámsteres súper violentos
Científicos crean por error hámsteres súper violentos FOTO: PNAS

Científicos de la Universidad Estatal de Georgia han creado de manera accidental un grupo de hámsteres “inusualmente agresivos”. El incidente ocurrió sorprendentemente cuando realizaban un experimento de manipulación de genes con la intención de “reducir su agresividad”, según un comunicado de la institución.

El equipo de investigadores, dirigido por los profesores de neurociencia Elliott Albers, y Kim Huhman, utilizaron la tecnología CRISPR-Cas9, que permite activar o desactivar genes en cualquier célula. Eliminaron un receptor de vasopresina, una hormona encargada de regular comportamientos sociales, que van desde el vínculo de pareja, la cooperación y la comunicación social, hasta el sentido de dominancia y agresión.

El estudio original buscaba aumentar la armonía entre estos pequeños roedores, pero el resultado fue completamente opuesto. “Nos sorprendieron mucho los resultados”, dijo Albers. “Anticipamos que si eliminábamos la actividad de la vasopresina, reduciríamos tanto la agresión como la comunicación social. Pero sucedió todo lo contrario”.

El cambio volvió salvajes a los hámsteres, lo que provocó peleas dentro de las jaulas. Los roedores fueron fotografiados inmovilizándose, mordiéndose y persiguiéndose unos a otros.

“No entendemos este sistema tan bien como creíamos. Los hallazgos contrarios a la intuición nos dicen que debemos comenzar a pensar en las acciones de estos receptores en circuitos completos del cerebro y no solo en regiones específicas del cerebro”, apuntó el profesor Albers.

Los científicos utilizaron para el estudio hámsteres sirios, de gran importancia para las investigaciones de comportamiento social, ira y comunicación. Además, son la especie en la que se demostró por primera vez que la vasopresina influye en la sociabilidad.

Los investigadores explican que los hámsteres “proporcionan un modelo poderoso para los estudios del comportamiento social” porque su organización social es mucho más parecida a la de los humanos que la observada en los ratones, a pesar de que los ratones son los animales de laboratorio más utilizados.

“Su respuesta al estrés es más parecida a la de los humanos que a la de otros roedores. Liberan la hormona del estrés cortisol, tal como lo hacen los humanos. También contraen muchos de los cánceres que padecen los humanos”, dijo Albers.

El profesor Albers agregó que una mejor comprensión del papel de la vasopresina en el comportamiento social ayudará a los científicos a identificar ”nuevas estrategias de tratamiento para los trastornos psiquiátricos en humanos, que van desde el autismo hasta la depresión”, concluyó el científico.