Los tres síntomas de niveles altos de colesterol que se manifiestan en los pies

La alimentación, combinada con la actividad física moderada o intensa puede prevenir problemas de corazón y accidentes cerebrovasculares

El colesterol puede provocar problemas circulatorios que se manifiestan en los pies, por ser las zonas más alejadas del corazón
El colesterol puede provocar problemas circulatorios que se manifiestan en los pies, por ser las zonas más alejadas del corazón FOTO: Frédéric Cirou ©GTRESONLINE

El colesterol es una sustancia que se encuentra en la sangre y que es necesaria para formar células sanas. el problema surge cuando los niveles de colesterol son demasiado altos, que pueden aumentar el riesgo de provocar una enfermedad cardiaca. Cuando los niveles de colesterol son altos, se pueden formar depósitos grasos en las paredes de los vasos sanguíneos. Con el paso del tiempo, los depósitos pueden aumentar y con ello dificultar el paso de la sangre a través de las arterias. Según explica la Clínica Mayo, estos depósitos “pueden llegar a romperse y formar un coágulo que degenere en un ataque al corazón o en un accidente cerebrovascular” .

Los niveles de colesterol tienen mucho que ver con el estilo de vida de la persona, pero también con la genética, por lo que se puede tratar o bien modificando la alimentación e introduciendo hábitos saludables o con medicación.

Nueces.
NUECES DE CALIFORNIA
  (Foto de ARCHIVO)
30/04/2021
Nueces. NUECES DE CALIFORNIA (Foto de ARCHIVO) 30/04/2021 FOTO: NUECES DE CALIFORNIA NUECES DE CALIFORNIA

El problema es que tener niveles altos de colesterol no se manifiesta de manera clara y sólo es detectable mediante un análisis de sangre. Por ello, es recomendable que las personas mayores de 20 años se realicen un análisis de sangre cada cinco años como método de control.

Sin embargo, sí hay tres signos que nos pueden alertar de que algo no va bien. El colesterol alto puede formar depósitos de grasa en las venas y arterias, lo que retarda o incluso puede bloquea el suministro de sangre por todo el cuerpo. Una de las enfermedades subyacentes es la enfermedad arterial periférica, que normalmente suele concentrarse en los pies.

Aceite de oliva
CIBEROBN
22/09/2020
Aceite de oliva CIBEROBN 22/09/2020 FOTO: CIBEROBN

Según explica la Fundación Británica del Corazón, “cuando el flujo sanguíneo empeora, el cuerpo no puede suministrar suficiente sangre, nutrientes y oxígeno a la piel y a los tejidos blandos. “Esto generalmente ocurre en los pies, ya que están más alejados del corazón”. Por ello, los dolores en los pies, la aparición de úlceras o incluso gangrena. Esta última es una situación crítica y la institución británica indica que llegado a este punto, la prioridad es intentar salvar la pierna.

Antes de llegar a este punto, se pueden observar una serie de síntomas como pérdida de pelo en piernas y pies, entumecimiento o debilidad en las piernas, uñas de los pies quebradizas y de crecimiento lento, ulceras (llagas abiertas) en los pies y las piernas que no cicatrizan, cambios en el color de las piernas (pálido o azulado), piel brillante, disfunción eréctil en el caso de los hombres y desgaste de los músculos de las piernas.

Para detectarlo se puede realizar mediante un pinchazo en el dedo o mediante un análisis de sangre. En el caso de que los valores sean más altos de lo normal, el medico especialista le realizará una serie de recomendaciones alimenticias que pasan por cambiar la dieta. Así, una de las medidas a tomar es la limitación de la ingesta de grasas en general (del 25 al 35 por ciento de las calorías diarias) y de las saturadas en particular (menos del 7 por ciento de las calorías). También hay que limitar los alimentos con colesterol y consumir menos de 200 mg al día. El colesterol se encuentra en alimentos de origen animal como el hígado y otras vísceras, yemas de huevo, camarones y productos lácteos elaborados con leche entera.

Además, la grasa saturada sube su nivel de colesterol malo más que cualquier otra cosa y se encuentra en algunas carnes, productos lácteos, chocolate, productos horneados, alimentos procesados y fritos.

La grasa trans también es dañina porque no sólo eleva el colesterol malo sino que reduce el bueno. La grasa trans se encuentra principalmente en alimentos hechos con grasas y aceites hidrogenados, como la margarina, las galletas saladas y las patatas fritas. En lugar de estas grasas, es conveniente introducir en la dieta grasas más saludables como las que se encuentran en las carnes magras, nueces y aceites insaturados como aceites de oliva y cártamo.

Este fenómeno se consigue gracias a la acción de los flavonoides o catequinas que figuran en su composición, que consiguen reducir e, incluso, eliminar el colesterol LDL de las arterias. Lo logran limitando la absorción del colesterol en el intestino.
Este fenómeno se consigue gracias a la acción de los flavonoides o catequinas que figuran en su composición, que consiguen reducir e, incluso, eliminar el colesterol LDL de las arterias. Lo logran limitando la absorción del colesterol en el intestino.

Una de las maneras de acabar con el colesterol es tomar mucha fibra soluble, que ayuda a evitar que el tracto digestivo absorba el colesterol. Los elementos con fibra soluble son cereales de grano entero como la avena y el salvado de avena; y legumbres como frijoles, lentejas, garbanzos y habas.

La fruta y la verdura deben ser dos pilares de la nueva alimentación porque puede aumentar los estanoles o esteroles vegetales, sustancias que funcionan como fibra soluble y reducen el colesterol.

Comer pescado rico en ácidos grasos como el omega-3 no baja el colesterol malo pero ayuda a que aumente el bueno, además de proteger el corazón de coágulos e inflamación y reducir su riesgo de ataque cardiaco. Así, lo recomendable es tomar pescado dos veces por semana y que incluya salmón, atún y caballa.

Composición con algunos alimentos que ayudan a combatir el colesterol
Composición con algunos alimentos que ayudan a combatir el colesterol

La sal, además de provocar retención de líquidos y elevar la tensión arterial, también es mala para el colesterol. La cantidad de sal no debe superar los 2.300 miligramos diarios (aproximadamente una cucharadita). Esta cantidad incluye la que aportan de forma natural los alimentos que consumimos. En este caso tampoco incide directamente en el colesterol pero ayuda a prevenir o reducir la presión arterial, por lo que reduce el riesgo de enfermedades del corazón.

El alcohol también debe tomarse con moderación o excluirlo de la dieta porque aporta muchas calorías y el sobrepeso provoca un aumento del colesterol malo. Demasiado alcohol también puede aumentar su riesgo de enfermedades del corazón, porque puede elevar su presión arterial y el nivel de triglicéridos. La dosis máxima diaria debería ser de un vaso de vino, cerveza o una pequeña cantidad de licor pero nunca más de dos bebidas alcohólicas al día en el caso de los hombres y una en el caso de las mujeres.

Para tratar de limitar los niveles de colesterol es fundamental realizar ejercicio de intensidad moderada (150 minutos) o intensa (75 minutos) a la semana. La actividad de intensidad moderada significa que aumenta su ritmo cardíaco y respira más fuerte, pero no debe quedarse sin aliento.