Seis enfermedades asociadas al calor: conoce sus síntomas

Las altas temperaturas pueden poner en riesgo nuestra salud. Estas son las seis enfermedades asociadas al calor y sus síntomas

Varias madres del colegio Mediterráneo de Córdoba refrescan a sus hijos con botellas de agua
Varias madres del colegio Mediterráneo de Córdoba refrescan a sus hijos con botellas de agua FOTO: Salas EFE

La temprana ola de calor de junio está dejando datos que asustan. Este miércoles todas las comunidades autónomas excepto el Principado de Asturias y Canarias tienen avisos de riesgo (amarillo) o riesgo importante (naranja) por temperaturas elevadas, que podrán alcanzar los 43 grados centígrados (ºC) en diversos puntos de la geografía.

Además, según han ido conformando los modelos meteorológicos, todo apunta a que este calor extremo que comenzó este pasado domingo, se prolongará, como mínimo hasta el sábado. No obstante, ya se vislumbra el final del episodio.

A finales de esta semana, entrará por el noroeste peninsular una Depresión Aislada en Niveles Altos, más conocida como DANA, que aumentará la inestabilidad y provocará una bajada de temperaturas, que podría ser de hasta 10 grados centígrados en muchas zonas de España.

Este calor extremo obliga a prestar especial atención a los segmentos de población sensibles a sus consecuencias. Y es que el riesgo que supone para la salud no debe tomarse a la ligera. Es uno de los riesgos naturales más peligrosos que existen. De hecho, la ola de calor que asoló Europa en el verano de 2003 causó unos 70.000 fallecimientos.

Se considera que el riesgo para la salud es elevado cuando las temperaturas superan los 30º C a la sombra. Además, este riesgo se acrecienta cuando se supera el 70 % de humedad y cuando las temperaturas nocturnas están por encima de los 25º C.

El calor es un peligro para la salud porque nuestro cuerpo, para funcionar con normalidad, necesita mantener invariable la temperatura en su interior en torno a los 37º C . Cuando la temperatura central del cuerpo supera los 38 º C , ya se pueden producir daños a la salud y, a partir de los 40,5 º C, la muerte.

El estrés térmico ocurre cuando los medios de que dispone el organismo para controlar su temperatura interna comienzan a fallar. El cuerpo reacciona frente al calor principalmente aumentando el flujo sanguíneo hacia la superficie cutánea y sudando.

Si la temperatura central del cuerpo supera los 38º C, se pueden producir distintos daños a la salud, cuya gravedad estará en consonancia con la cantidad de calor acumulado en el cuerpo. En algunas ocasiones estos riesgos pueden presentarse muy rápidamente, de repente, y tener desenlaces rápidos e irreversibles.

En la mayoría de las ocasiones, las causas del estrés térmico son fácilmente reconocibles y la posibilidad de que se produzcan daños es igualmente fácilmente previsible. En otras circunstancias, en las que las condiciones ambientales no son extremas, el estrés térmico por calor puede pasar inadvertido y producir daños.

El Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales advierte de estas seis enfermedades asociadas al calor:

1- Erupción cutánea

Se trata de piel mojada debido a la excesiva sudoración o humedad ambiental. Los síntomas son erupción roja desigual en la piel que puede infectarse, además de picores intensos y molestias que impiden el desarrollo normal del trabajo o del descanso.

2- Calambres

Los calambres se producen por una pérdida excesiva de sales que se pierden a través del sudor. Se presentan con espasmos, movimientos involuntarios de músculos, así como dolores musculares en los brazos, piernas, abdomen, etc. Pueden aparecer durante el esfuerzo o posteriormente.

3- Síncope por calor

Se da al estar de pie e inmóvil durante mucho tiempo en un lugar caluroso, y se presenta en forma de desvanecimiento, visión borrosa, mareo, debilidad y pulso débil.

4- Deshidratación

Los síntomas de la deshidratación son: sed, boca y mucosas secas, fatiga, aturdimiento, taquicardia, piel seca, acartonada, micciones menos frecuentes y de menor volumen, orina concentrada y oscura.

5- Agotamiento por calor

Se da en condiciones de estrés térmico por calor por una actividad continuada sin descansar o por perder calor sin reponer el agua y las sales perdidas al sudar. Sus síntomas son: debilidad y fatiga extremas, náuseas, malestar, mareos, taquicardia, dolor de cabeza, pérdida de conciencia, pero sin obnubilación. Además, puede aparecer la piel pálida, fría y mojada por sudor.

6- Golpe de calor

Se presenta en condiciones de estrés térmico por calor: actividad continuada, mala forma física, susceptibilidad individual, enfermedad cardiovascular crónica, toma de ciertos medicamentos, obesidad, ingesta de alcohol, deshidratación, agotamiento por calor, etc. El golpe de calor se puede presentar con taquicardia, respiración rápida y débil, tensión arterial elevada o baja, disminución de la sudación, irritabilidad, confusión y desmayo. Además, puede haber alteraciones del sistema nervioso central, así como piel caliente y seca con cese de sudoración.