Antena 3 Noticias: Rigor, veracidad y pluralidad

Informar, único objetivo

«Una televisión independiente, gratuita, familiar y española. Con entusiasmo, entrega y un nudo en la garganta afrontamos un nuevo modelo de televisión que atienda a las demandas sociales de los espectadores». Esta declaración de intenciones realizada por Miguel Ángel Nieto, socio fundador de la cadena, en el arranque de las emisiones sigue más vigente que nunca gracias al trabajo de los diferentes directores de informativos de la cadena, que han recogido el testigo y han logrado mantener ese espíritu a lo largo de los últimos 25 años. Este trabajo ha permitido consolidar un modelo informativo muy reconocible, que logró un histórico liderazgo durante cuatro años al desbancar a la televisión pública, y que ha marcado un camino que han seguido después otras televisiones.

«Noticias veraces, opiniones independientes» fue el eslogan elegido para el arranque, en el que la imagen informativa era José María Carrascal, con su particular estilo, importado de Estados Unidos, sus llamativas corbatas y el editorial con el que cerraba el informativo. Este innovador formato fue la primera de las muchas arriesgadas apuestas que han hecho de los servicios informativos de la cadena un referente. Carrascal es sólo un ejemplo del equipo de periodistas de reconocido prestigio que han pasado por Antena 3. Junto a él, en el informativo de las 14:00 horas estaban Félix Bayón y Esmeralda Velasco.

Primer debate de la democracia

Después se incorporaron Luis Herrero, Federico Jiménez Losantos y Fernando González Urbaneja. Con la llegada de Antonio Asensio y el Grupo Zeta, desembarca en los informativos Manuel Campo Vidal. En 1992 ficha uno de los emblemas de TVE, Olga Viza, a la que siguieron posteriormente Rosa María Mateo y Pedro Piqueras. También irrumpieron nuevos rostros como los de Roberto Arce, José Antonio Gavira, Carlos García Hirschfeld, María Rey o Marta Robles. Bajo la dirección de José Oneto, las únicas novedades fueron las de Fernando Ónega y Alejandro Dueñas. De la mano de Telefónica se incorpora Ernesto Sáenz de Buruaga, que logra convencer a Matías Prats para que cambie de cadena después de 22 años en TVE. La elegida para acompañarle fue Susanna Griso, que procedía de TVE en Cataluña. Ese año Fernando Ónega sustituyó a Carrascal y llegan Isabel San Sebastián, Sonsoles Suárez, Manu Carreño y Gloria Lomana, actual directora general de Antena 3 Noticias. En mayo de 2003 Planeta de Agostini toma el control de Antena 3 y comienza la época dorada de los informativos de la cadena. El 23 de mayo, la cadena emite el primer debate electoral entre Felipe González y José María Aznar. Pocos días después Gloria Lomana asume la dirección con el objetivo de «lograr unos informativos serios, rigurosos, con garra y volcados con los cambios tecnológicos».

Liderazgo: un hito en Europa

En 2005, bajo la dirección de Gloria Lomana, logra por primera vez en Europa que una cadena privada arrebate el liderazgo en audiencia a la televisión pública. Echando la vista atrás, Gloria Lomana, directora general de Antena 3 Noticias, recuerda cómo ha cambiado la forma de informar: «Antes se hacía una televisión en la que no primaba como ahora la inmediatez y las imágenes. Ahora los informativos son muy dinámicos; las nuevas tecnologías nos han permitido, con una receta sencilla, ser pioneros en crear estilos como tener un plató abierto en medio de la redacción, la plantilla más grande de la televisión en España, poner de pie a los presentadores y un nuevo modelo de informativos donde la imagen pasa a ser la prioridad, donde los comunicadores explican las noticias, ayudándose de la gran pantalla, abandonando los viejos modelos de informativos». Además, considera vital «la alianza con las nuevas tecnologías. Hace 25 años no existía internet, no había teléfonos móviles ni iPads, algo que hoy es imprescindible para cualquier comunicador, obtener información de las redes sociales y de nuestros espectadores».

Pero en opinión de Lomana, todas estas novedades no servirían de nada si no van acompañadas de «mucho rigor, veracidad y pluralidad», una receta con la que «logramos batir durante cuatro años, en todos los horarios y en todas las ediciones, a las demás televisiones, pero sobre todo a la pública, con infinitos medios más que nosotros. El objetivo que nos marcamos fue no tomar caminos en corto en busca de la audiencia a cualquier precio».

Esta forma de actuar, añade, «nos acredita en todos los trabajos. Hemos consolidado una imagen de referencia, que hace que seamos una televisión de vanguardia y líderes en credibilidad». Precisamente, la constante innovación es otra de las señas de identidad: «Somos la única cadena que tiene integrado el set dentro de la redacción, lo que aporta inmediatez, lo que permite salir y contar lo que pasa, intercambiar información con los compañeros...». Otras de las grandes apuestas han sido los especiales informativos y, según recuerda Lomana, «fuimos la primera cadena en crear un equipo de reporteros de investigación con “A fondo”». Por ello, cada vez que un acontecimiento requiere ampliar la información, la cadena permite abrir un hueco en la programación.

Sensibilidad

«Informar es la razón de ser del periodismo, pero también lo es investigar. Cuando indagas, como hacen en “Espejo Público”, y encuentras información valiosa que sobrepasa los huecos diarios, la cadena nos permite abrir ventanas para el análisis y la información», reconoce. Es precisamente esta sensibilidad la que ha permitido informar de forma ininterrumpida de eventos históricos que ya forman parte de los recuerdos de los espectadores y que han marcado a los periodistas que los vivieron en primera persona. Es el caso de Matías Prats, que estuvo más de 12 horas de emisión tras el atentado contra las Torres Gemelas de Nueva York, retransmisión marcada por la frase «¡La otra torre, Ricardo!, ¡la otra torre!», en la que Matías advertía al desaparecido Ricardo Ortega de que la hipótesis de que se trataba de un accidente se desvanecía.

También Matías protagonizó el especial sobre la muerte de Suárez o el de la coronación de Felipe VI, lo que le convirtió en el primer periodista en narrar la coronación de dos reyes. También vivió desde Washington la victoria de Barack Obama, en un especial presentado por Sandra Golpe, que lo vivió con mucha emoción desde Madrid en un programa que duró toda la noche con las reacciones a la victoria del primer presidente negro de Estados Unidos. Obama fue reelegido en 2012 en un especial presentado por Vicente Vallés, que también cubrió el accidente del Alvia desde Santiago de Compostela y condujo el especial de la abdicación del rey Juan Carlos.

Para Lourdes Maldonado fue muy especial la interminable espera en Roma hasta que llegó el «habemus papam», que significaba el inicio del pontificado del Papa Francisco. O temas más domésticos, pero con una intensidad similar, como el que protagonizaron Álvaro Zancajo y Sandra Golpe, que dieron en directo la muerte de Adolfo Suárez.

De la "multitarea"al multimedia

Los avances tecnológicos han permitido a los espectadores vivir todos estos momentos, algo impensable hace 25 años, a pesar de que la cadena nacía con las innovaciones técnicas más avanzadas. Una de las personas que vivió el germen de la cadena fue Jesús Lozano, actual director de Imagen y Realización de Antena 3 Noticias, que llegó a Madrid en 1989 para dar los cursos de formación de imagen y montaje: «El edificio no tenía puertas y el único plató que había no tenía techo. Hacíamos de todo, grabábamos, informábamos, barríamos, editábamos...

El primer informativo se hizo con cuatro cámaras, el “prompter” se hacía con dos folios unidos con un celo y se movía con una ruleta». Para Lozano, «la forma de hacer televisión ha cambiado mucho. Los primeros decorados parecían de teatro». Las limitaciones eran grandes y el trabajo, muy artesanal: «Hacía falta mucho tiempo para montar una pieza, los periodistas mandaban sus crónicas desde una cabina, dependías de los satélites... El gran cambio se produjo hace 15 años, cuando la redacción pasó a ser un elemento escénico y la metimos en el plató». El último gran giro está en pleno proceso, con la emisión en alta definición, el desarrollo de las posibilidades de la pantalla grande, los cambios de iluminación, colores... En definitiva, una televisión viva al servicio del espectador.