Abogado de Porto dice que no hay ni un solo indicio contra ella y confía en un veredicto único que exculpe a los padres

El abogado de Rosario Porto, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha asegurado este martes que "no hay ni un solo indicio"contra su defendida que la vincule al asesinato de su hija, Asunta Basterra, y ha confiado en que el jurado llegue a un veredicto "único"que exculpe de este crimen a ambos padres. A falta de una jornada para que concluyan las pruebas periciales y el juicio por la muerte de Asunta entre en su recta final, Aranguren ha asegurado que no hay "pruebas indiciarias"contra su defendida, sino únicamente "suposiciones"e "hipótesis carentes de base".

En relación a la posibilidad de que existan más indicios que vinculan a Porto con el crimen que a Basterra, Aranguren lo ha negado y ha confiado en que, en base a su "experiencia", el jurado popular emita un veredicto "único"para ambos acusados "en una dirección"exculpatoria. Sobre la jornada de este martes, en la que se ha vuelto a analizar la hora de la muerte de Asunta en base a su proceso digestivo y la absorción de lorazepam, el abogado ha indicado que no ha tenido "especial relevancia".

Para Aranguren, las declaraciones de esta sesión dejan abierta la posibilidad de que no hubiese una toma de medicación sedante "tantos meses como se venía diciendo"y evidencian que, si el consumo había provocado dependencia, debería darse un "síndrome de abstinencia"que causase en la niña una "ansiedad importante". Sin embargo, ha recordado, su madrina y su cuidadora dijeron que Asunta tenía "un estado excelente de salud".

"Las cosas siguen sin concordar", ha lamentado el abogado, para quien "los pocos datos"que hay sobre la hora en la que se produjo la muerte hacen difícil concretarla y "cerrar el círculo".

Más cerca del final del juicio

Para este miércoles está prevista la declaración de tres psiquiatras a petición de la defensa de Rosario Porto. El primero de ellos trató a la acusada de depresión en el pasado, el segundo lo hizo en los meses anteriores a la muerte de Asunta -la última consulta fue tres días antes-- y el tercero la trata en la actualidad.

Con posterioridad, las partes iniciarán la exposición de pruebas documentales al jurado. En esta parte Aranguren ha asegurado que tiene intención de "cansarlos lo menos posible", aunque el fiscal ya ha anunciado que pedirá abundante documentación, entre ella recortes de prensa de lo publicado los días posteriores al crimen.