Antonio del Castillo: «Veo muchas posibilidades de encontrar a Marta»

Los buzos comienzan a rastrear el río, en el que han encontrado más de 800 puntos de interés

Eva Casanueva y Antonio del Castillo hablan con "Espejo Público"

Una docena de buzos ha comenzado a buscar a Marta del castillo en la dársena del río Guadalquivir, una búsqueda, la séptima, que los padres de la joven sevillana confían en que sea la última.

Antonio del Castillo y Eva Casanueva tienen la esperanza de que sea la definitiva. En declaraciones a los medios de comunicación, los padres de Marta del Castillo indicaron que no habrían organizado todo este dispositivo si no tuvieran serias sospechas de que su hija puede estar en esa zona del río. Después de agradecer a los agentes su labor, Antonio del Castillo se mostró bastante nervioso y esperanzado. «Espero que esta sea la última búsqueda, la definitiva. Han sacado 800 puntos de interés de todos los tamaños y habrá que ver cuales son los más factibles».

De esta forma, acaban varios meses de trabajo de los padres de Marta del Castillo, que han buscado a su hija en varios lugares por intuición o por informaciones que habían recibido. Pero en la dársena del Guadalquivir no podía buscar por sus medios y han tenido que trabajar duro para lograr convencer al juez. La clave ha sido el testimonio de una enfermera que declaró haber visto a un grupo de jóvenes con una silla de ruedas cerca del río. «Una enfermera me llamó por teléfono y me dijo que saliendo de un concierto cofrade, fueron a buscar un bar abierto. Eran sobre las 23:30 horas cuando vio a tres chavales con una silla de ruedas con unos bultos y pensó que la habían robado del hospital. Los tres llevaban capucha y una pareja se les acercó y le dieron algo en la mano al más bajito. Esta mujer le contó a la Policía esta situación en 2015 y ha vuelto a hablar con ellos y les la llevado al lugar exacto", explicó Antonio del Castillo.

A raíz de este testimonio, Antonio del Castillo tuvo la colaboración del técnico de georadar Luis Avial y del periodista Nacho Abad, que rastrearon el río con un sónar de barrido lateral y encontraron varios puntos de interés. Después, Avial y el propio Abad prepararon un informe en el que parecía factible la versión de que Marta del Castillo fuera llevada en una silla de ruedas y arrojada al río. El juez aceptó el informe y puso en marcha el operativo, que comenzó a prepararse la semana pasada.

Del Castillo quiso aclarar que "yo no busco por buscar. Lo hago con indicios y buena fe, si no yo no molesto a nadie. Yo he buscado por buscar, por quitármelo de la cabeza. Cuando yo puedo hacer las cosas las hago y procuro no molestar. Si hubiera podido, lo hubiera hecho yo. El informe se hizo porque nosotros no podemos buscar en el río. Veo muchas posibilidades de que Marta esté aquí".

Por su parte, Eva Casanueva, también mostro su esperanza de que esta sea la última vez que se busca a Marta, "por nosotros y por lo que se arma cuando se busca a mi hija. Debería haberse encontrado antes y los que sabían donde estaba lo tenían que haber dicho antes". Casanueva considera que puede ser la definitiva porque la zona "esta muy cerca de la casa de Miguel Carcaño -asesino confeso de Marta- y porque fue el primer sitio al que vinieron a buscar los amigos de Marta cuando desapareció".